331865 103604216473856 483873610 o
Opinión

El Debate al SMAD

Octavio Quintero

Periodista, El Satélite.


 “¿Qué hacer con el Esmad en un escenario de posconflicto?”, se pregunta El Espectador en el título de la noticia relativa al debate de control político que los representantes: Ángela Robledo (Verde) y Alirio Uribe (Polo), adelantaron sobre el particular.

 

- Publicidad -

Un día antes, me planteaba el mismo asunto bajo el título “Del SMAD, ¡líbranos Señor! Y no es para menos. En ese debate se reveló que en los primeros seis meses de este año, los enfrentamientos entre manifestantes y el SMAD han dejado siete personas muertas; 336 heridas y 326 detenidas.

Eso es absolutamente grave en cualquier otro país distinto a Colombia. En Estados Unidos, tema bien importante en el presente debate presidencial entre Hilary Clinton y Donald Trump, lo constituye los dos o tres atropellos –con muerto a bordo— que la Policía ha desarrollado contra manifestantes negros. Buena parte de la votación que influirá en el triunfo de uno de los dos candidatos, lo constituye la respuesta que en torno a este abuso de poder policial configuren los aspirantes a la Presidencia.

- Publicidad -

Da grima ver el lánguido quorum en que se desarrolló el debate de control político, sin la presencia, además, de las cabezas visibles de la autoridad pertinente: ministros de Interior y Defensa; fiscal general, procurador, director de la Policía Nacional y defensor del Pueblo, lo que refleja la poca importancia que el Alto Gobierno y las instituciones de control y vigilancia del Estado, le dan a este asunto que toca directamente con lo más sensible de sociedad civil.

 

“Da grima ver el lánguido quorum en que se desarrolló el debate de control político, sin la presencia, además, de las cabezas visibles de la autoridad pertinente”.

 

- Publicidad -

Y para más confundirse uno, da mucho que decir y pensar las respuestas dadas a los parlamentarios Robledo y Uribe, citadores del debate, por el general Jorge Rodríguez (director nacional de Seguridad Ciudadana de la Policía) quien se limitó a decir que “sus actuaciones están protegidas por la Ley” y que ellos también tienen víctimas, “por el mal uso del derecho a la protesta”.

¿Ajá?: decir que la Ley ampara el uso desmedido de la fuerza, hasta provocar la muerte de personas que, en su mayoría, chocan con el SMAD solo armados de valor civil y unos cuantos guijarros del camino, es una fina advertencia a la población civil de que se atenga a las consecuencias. Cuando un grupo armado hasta los dientes, asistido por poderosas tanquetas (femenino de tanques), va al encuentro de una protesta pacífica, eso se llama que va en son de guerra; no en son de preservar el orden público. Puede apostarse mil a uno que los mismos policías encargados de preservar el orden público incitan a los manifestantes, con el fin de probar sus hombres y su equipo, a manera de entrenamiento.

Y la otra perla que también espeluzna de este zar de la “seguridad ciudadana” es cuando considera que la sociedad civil está haciendo “mal uso del derecho a la protesta”. No sé qué tan en paz pueda marchar una persona en medio de la nube de gases lacrimógenos que es lo primero que empiezan a disparar contra la marcha o manifestación, sin mediar razón  aparente de desorden o ataque a la autoridad.

- Publicidad -

En antes se decía de la Policía y el Ejército que todos sus altos mandos eran unos chafarotes. Eso en parte hacía razonable su desenfreno al hablar o hacer. Pero que una profesional como debe ser una consejera presidencial, Paula Gaviria, presente en el debate, diga que los derechos humanos no pueden defenderse con violencia “menos cuando se avanza hacia la paz”, si es para apagar la vela porque en esa frase está acusando de violenta a la sociedad civil.

Fin de folio: Si este es el camino que nos van trazando en vísperas del posconflicto, creo que lo mejor es que nos dejen como estamos: “es mejor malo conocido que bueno por conocer.

 

- Publicidad -

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más deOpinión

De interés