El pasado martes 13 de abril, Stif Camargo, residente de Zipaquirá, se movilizó hasta un reconocido Centro Odontológico del municipio en su bicicleta GW marca Piraña color rojo, estacionándola en la escalera del sitio y minutos después de realizar su consulta, salió y ya no estaba su medio de transporte.

Eran alrededor de las 8:50 de la mañana de este día, cuando el ciudadano ingresó al Centro Odontológico asegurándose de haber dejado su bicicleta con dos candados de combinación y así poder entrar tranquilamente a su valoración. Seguidamente de su entrada, mientras él realizaba el respectivo pago de su atención odontológica, se percató que un hombre de estatura de 1.80 metros ingresó al establecimiento, dirigiéndose directamente a un asiento.

Para Camargo no fue sospechoso el ingreso del hombre sin recurrir al área de facturación, sin embargo, mencionó que “ninguna de las chicas que estaban en la recepción le preguntaron si él era paciente”.

- Dale clic para escuchar -
- Publicidad -

Minutos después, mientras el ciudadano víctima del robo era atendido en su consulta, frente al lugar parqueó un carro que aparentemente, según vídeos de seguridad, es un Kia Río Stylus color negro. En el mismo registro de cámaras se ve que el auto estacionado dura unos segundos en el sitio, cuando llega otro sujeto también en bicicleta, rompe los candados de la cicla de Camargo, deja a un lado su medio de transporte en el que llegó, se sube en la bicicleta hurtada y es allí donde emprende su camino.

Luego de 30 segundos, el sujeto que ingresó al centro de atención seguido de Stif Camargo, sale del sitio, se sube en la cicla que dejó el otro hombre y también se va por el mismo camino de su presunto cómplice. Asimismo, el carro negro que se estacionó en el lugar de los hechos tomó rápidamente el mismo rumbo que los otros dos sujetos.

Según el testimonio que dio Stif a Extrategia Medios, cuando él sale de su valoración, se percató que su bicicleta no estaba y en ese mismo momento le preguntó a una empleada del sitio si no había visto nada sospechoso, a lo que ella le respondió que no.

En este sentido, el ciudadano notó que una cámara de seguridad del edificio vecino pudo haber captado el momento del hurto, solicitó el respectivo registro y conoció cómo su bicicleta fue hurtada.

- Dale clic para escuchar -

Con este registro, Camargo interpuso la correspondiente denuncia, asegurando que los primeros días le hicieron el acompañamiento necesario, pero hasta hoy, sigue desconociendo las placas del auto y el rostro de los  responsables.

En cuanto a las cámaras de seguridad del Centro Odontológico, la victima manifestó que no servían: “Está en tema de investigación si los videos fueron borrados, o tuvieron una mala manipulación, ya que el técnico de este lugar explicó que estas cámaras no estaban grabando, solo estaban funcionando en vivo”.

Sobre el acompañamiento judicial, la víctima dijo que la Fiscalía no lo volvió a llamar: “Los tres primeros días estuvieron pendientes y ahora la investigación está pausada. También es tema de investigación si esta banda ya me venía siguiendo desde hace varios días atrás, puesto que el hurto fue muy organizado”.

“Las cámaras de seguridad no servían, está en tema de investigación si los videos fueron borrados, o tuvieron una mala manipulación”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más deSeguridad

De interés