GachancipáGente

Desde Gachancipá, Rubier Fernández consolidó la ‘Cocinoterapia’ como un espacio para personas necesidades especiales

Rubier Fernández, residente en Gachancipá (Cundinamarca), es un policía retirado, quien durante los últimos años ha dedicado gran parte de su vida para consolidar un espacio de gastronomía para personas en condiciones de discapacidad.

Todo surgió tras Francisco, su hijo menor, un niño de ocho años, quien para el año 2020, por su discapacidad múltiple, entró a tomar terapias en el Centro de Vida Sensorial; y gracias a ello, Rubier de una u otra manera se acercó e introdujo en la vida de otras personas con condiciones similares, sobre todo en la pasión y los sabores que deja la cocina.

Así las cosas, una tarde cualquiera, un grupo de alumnos del Centro Sensorial, arribaron la casa de Rubier, y ahí, entre todos, cocinaron el reconocido y tradicional postre de arroz con leche (la primera de cientos de recetas que ha ido preparando con y para ellos). Tal fue el vínculo, que, los estudiantes volvían semanalmente, y desafortunadamente, la cocina se hacía cada vez más pequeña. Entonces, este valiente cocinero solicitó un espacio para dictar sus clases de gastronomía en el Centro de Vida Sensorial, con 20 personas al principio, pero, en la actualidad, hay más de 100 personas en condición de discapacidad dedicadas a la ‘Cocinoterapia’, con edades entre los 14 y 67.

“Para mí los días de cocina son chéveres, son mágicos. Esto también lo hice por mí, estoy todo el tiempo cuidando de mi Pachito, entonces volverme monitor de los otros alumnos me cambió la vida”. Contó que al inicio hubo miedo.  Ustedes no saben lo satisfactorio y lo importante que es para ellos estos aprendizajes. Este proyecto definitivamente me cambió la vida”, expresó, Rubbier Fernandez, en entrevista para el diario colombiano El Espectador.

Vea también:

“Los días de cocina son chéveres, son mágicos”
Rubier Fernández, fundador de la ‘Cocinoterapia’.

Foto portada y otras: Alcaldía Municipal de Gachancipá.

Más de: Gachancipá

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *