Bienestar AnimalColombia

Avistamiento del Toro Bambú Colombiano en el Quindío

El toro Bambú o de los Chusques Colombiano, es un roedor grande y distintivo, con pelo suave, largo y una cola larga con una punta blanquecina audaz, su cuerpo es de color marrón rojizo brillante, mientras que su vientre es blanquecino.  Fue descubierto en el año 1879, en Ecuador, después de casi 150 años solo se conocen 17 registros en los Andes de Colombia y uno en el país vecino.

El mamífero fue descubierto por Sergio Cruz, un guardabosques de la Fundación ProAves, aunque ya se creía extinto el animal, el hallazgo se dio en la reserva natural del Quindío.

“Estaba realizando estudios en la reserva, cuando alrededor de las 2.00 p. m., a 3.430 metros de altura, vi a este mamífero por el sendero, alimentándose de bambú y pasto”, relató Cruz.

Aseguro que poco a poco se fue acercando al animal y no mostró ninguna reacción o preocupación por el guardabosques, a pesar de su gran tamaño y de ser un animal salvaje se dejó tomar una fotografía y se acercó a cruz subiéndose a su hombro, lo que él considera como sorprendente.

Esta especie es prácticamente desconocida en vida y se considera casi endémica de Colombia, con la mayoría de los registros en Bogotá, unos pocos en la cordillera central y uno en la frontera de Colombia con Ecuador.

Este descubrimiento se dio dentro de la reserva ProAves Loro Coroniazul, ubicada en el municipio de Génova, Quindío. La reserva y sus áreas aledañas se consideran un sitio de ‘Alliance For Zero Extinction’, debido a su importancia mundial para los hábitats y las especies que se encuentran en peligro de extinción.

De igual manera, los miembros de la fundación dejaron en registro el momento en el que el roedor se alimentaba de pasto y de las hojas de Bambú que se encontraban en el suelo de la reserva Loro Coroniazul.

Se considera que la especie es tan rara que los expertos no tienen la plena seguridad de que tan amenazada se encuentra, su afición por los matorrales de Bambú, dentro del nuboso bosque altoandino lo hacen un hábitat único, pero con un riesgo enorme debido a la tala para la agricultura y el cambio climático, hace que este mamífero se encuentre en peligro de extinción.

Actualmente, la organización cuenta con 28 reservas naturales en ciertos puntos estratégicos en todo el país, por lo cual serán los encargados de cuidar y estudiar al Toro de los Chusques y las diferentes acciones que se pueden emplear y adelantar para salvaguardarlos de la extinción.

“La Fundación ProAves será la encargada de estudiar a la especie y encontrar las medidas pertinentes para salvaguardar al mamífero de la extinción.

Foto portada y otra: Toro Bambú Colombiano Tomada: Fundación ProAves.

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *