La sorpresiva presentación de casos positivos de influenza aviar en los continentes de África, Asia y Europa, obliga al Instituto Colombiano Agrícola ICA, hacer un llamado a los productores avícolas y gremios de la avicultura, para evitar que llegue al país la variación de los virus de influenza aviar, conocidas como “Shift Antigénico”, peligrosa porque es un cambio abrupto en un virus de la gripe A, que da como resultado nuevas proteínas AH y nuevas AH y NA, virus que también infectan a los seres humanos.

Por tanto, la interacción sin elementos de protección personal en los trabajadores de granjas avícolas y las mismas aves, puede secundar la aparición de la enfermedad y riesgos epidemiológicos.

El Instituto Colombiano Agrícola – ICA, se une a las recomendaciones de las entidades que trabajan en protección de la sanidad animal y de la salud pública, para informar y solicitar que en Colombia se apliquen las siguientes medidas:

  • Aumentar los esfuerzos de vigilancia en las áreas identificadas como de mayor riesgo de introducción de la influenza aviar altamente patógena, a través de las aves silvestres, mediante la realización de pruebas inmediatas a las aves de corral enfermas o muertas, así como a las aves silvestres (muertas / cazadas) para detectar la presencia de virus de influenza aviar altamente patógena.
  • Limitar el contacto directo e indirecto entre las aves de corral domésticas, incluidos los patos, y las aves silvestres (por ejemplo, mantener las aves de corral en el interior, usar cercas o redes para reducir el contacto entre las aves de corral domésticas y las aves silvestres); se debe prestar especial atención a las fuentes de agua potable de las aves de corral para asegurarse que no se puedan contaminar o que se traten adecuadamente antes de su uso (suministro a las aves).
  • Sensibilizar a los avicultores, la población en general, gremios, comercializadores, cazadores y cualquier otra parte interesada relevante sobre la influenza aviar altamente patógena, las medidas de precaución y protección personal, así como los mecanismos de notificación y recolección de aves enfermas o muertas.
  • Garantizar la implementación de medidas de bioseguridad a lo largo de la cadena de valor, incluidas granjas avícolas, mercados de aves vivas, puntos de sacrificio, etc. para limitar una mayor propagación de la enfermedad en caso de introducción.
  • Asegurar que los laboratorios tengan capacidad para el diagnóstico de la influenza aviar altamente patógena H5N” circulante.
  • Proporcionar mecanismos para reportar aves enfermas o muertas (líneas directas de notificación al ICA o puntos de recolección en establecimientos de riesgo, como zoológicos y centros de rehabilitación de fauna silvestre) y crear conciencia sobre la importancia de reportar.
  • Garantizar que en las granjas infectadas se lleve a cabo una limpieza y desinfección adecuadas, se tomen medidas en las canales, el material de riesgo de desecho (como fluidos de carcasa en aves sacrificadas o materia fecha), para asegurarse de que no representen un riesgo de transmisión y propagación del virus.
  • Tras la detección de brotes, alertar oportunamente a los países vecinos, así como a las organizaciones internacionales, incluida la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE).
  • Compartir secuencias genómicas completas, estudios sobre caracterización antigénica y aislamientos de virus con la comunidad científica para análisis e investigación adicionales; o enviar la muestra para la secuenciación completa del genoma a un laboratorio de referencia internacional, en beneficio de todos los países en riesgo
  • Iniciar / reactivar una política de compensación y asignar recursos financieros para garantizar que la compensación por las aves de corral sacrificadas este incluida como parte de las medidas de control durante un brote de influenza aviar altamente patógena. Esta acción deberá efectuarse de manera oportuna y de acuerdo con los protocolos nacionales (plan de contingencia del ICA) o internacionales (buenas prácticas de manejo de emergencias FAO http://www.fao.org/3/a-ba0137e.pdf).
  • No se deben emprender acciones contra las aves silvestres, en particular la caza indiscriminada o la destrucción del hábitat.

Por último, la gerente del Instituto Colombiano Agropecuario, Deyanira Barrero dice: “Hacemos un llamado a los productores para que informen de inmediato al ICA, si sospechan de la presencia de la enfermedad, de esta manera, la entidad podrá implementar las medidas sanitarias de erradicación oportuna y salvaguardar nuestro estatus sanitario avícola, considerado como un patrimonio sanitario nacional”.

Recordemos que la Influenza Aviar es una enfermedad exótica en Colombia, y según la Organización Mundial de Sanidad Animal, el territorio nacional está libre de la mencionada enfermedad desde el año 2011.

Foto de portada tomada por Alexandr Podvanly en Pexels.

La interacción sin elementos de protección personal en los trabajadores de granjas avícolas y las mismas aves, puede secundar la aparición de la enfermedad.

 

De Interés

Más de Colombia

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.