Se trata de un hombre que simula un accidente de tránsito para exigir dinero a los conductores que supuestamente lo han arrollado.

El personaje en cuestión elige un automóvil de gama media que se encuentre desplazándose a baja velocidad, luego se le atraviesa en su bicicleta con la firme intención de conseguir el vehículo se detenga, así desde el pavimento aparenta estar malherido, llevando tal situación a la intimidación y acusación.

Según las denuncias presentadas por la comunidad del barrio Barandillas, en el momento del fingido suceso la vía se bloquea, por supuesto, las personas alrededor buscan auxiliar al falso lesionado, hay dos opciones; si el individuo al volante quiere redimir su culpa de inmediato, el estafador le propone recibir una suma de dinero para no verse más comprometido y seguir cada quien por su camino., o, por el contrario, si el conductor decide llamar a la Policía de Tránsito, el estafador se ve acorralado por las autoridades y huye en bicicleta sin que se logre alcanzarlo.

Lea también: Estafas a pequeños empresarios de Cundinamarca

Presuntamente el simulador del accidente de tránsito es de origen extranjero y al parecer este episodio de inseguridad puede replicarse a lo largo de Zipaquirá.

Simula un accidente de tránsito para exigir dinero a los conductores que supuestamente lo han arrollado.

Foto de portada: Imagen panorámica de Zipaquirá desde el mirador Catedral de Sal – Archivo Extrategia Medios.

De Interés

Más de: Seguridad

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.