Los campesinos ganaderos y productores del Valle de Ubaté siguen sufriendo por agua pesar de las lluvias
Economía

Los campesinos, ganaderos y productores del Valle de Ubaté siguen sufriendo por agua pesar de las lluvias

Foto referencial de Hereldar Terkenya


UBATÉ, CUNDINAMARCA.


Según los productores, a pesar de las lluvias que se han presentado, la ausencia del agua aún los aqueja debido a que durante el verano las fuentes hídricas  disminuyeron considerablemente. Adicionalmente, tienen prohibiciones para hacer riego y utilizar carrotanques, así lo informó “Contexto Ganadero” en su página web.

Patricia Escobar, presidente de la Asociación de Ganaderos del Valle de Ubaté, aseguró que a pesar de las pocas lluvias que han caído, una de las problemáticas que sigue azotando a la región es la escasez de agua y por consecuencia de alimentos.

“Como el verano fue tan largo no tenemos agua en el campo. La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca, CAR, entidad que se debe encargar de la limpieza y mantenimiento de las fuentes hídricas, de lo único que se ocupa es de cobrar los impuestos. Están acabando con el río y secando las lagunas, en especial con la de Fúquene y la de Cucunubá”, expresó la vocera.  

Agregó que a raíz de la escasez del líquido, algunas fincas ubicadas en zonas muy altas estaban utilizando carrotanques para abastecerse y que la misma CAR prohibió estas prácticas.  

También dijo que algunos ganaderos están abriendo pozos, destilando el barro producto de las pocas lluvias y otros decidieron vender sus animales o sacrificarlos para carne porque no tenían agua ni comida para mantenerlos.   

Según Escobar los costos de producción han aumentado en un 15 % en la región en rubros como los abonos y la destilación de la tierra a base de motobombas para poder obtener agua.

La presidenta de la Asociación de Ganaderos del Valle de Ubaté aseveró que en regiones como Chiquinquirá, Carupa, Guachetá, Lenguazaque, y en ciertas zonas de San Miguel de Sema aún hay problemas por la falta del líquido vital

- Publicidad -

Miguel Arévalo, ganadero ubicado en San Miguel de Sema, relató que le ha tocado comprar agua en un finca que cuenta con un pozo profundo y que para abastecer la suya necesita diariamente 2 tanques de 1.000 litros y cada uno de ellos cuesta cerca de $5.000 pesos. 

“Aparte del valor del tanque, toca pagar el combustible del tractor y la mano de obra del operador, y todo termina valiendo casi $10.000 cada viaje”, aseveró.

De acuerdo con Arévalo, si bien han caído pequeños aguaceros que han recuperado en cierta medida las pocetas que hay en algunas fincas, muchos siguen sin agua y si en 15 días no cae una lluvia fuerte aquellos que pudieron recolectar un poco del líquido, van a quedar sin nada y les va a tocar volver a comprar en carrotanques. 

- Publicidad -

Los ganaderos de la región le solicitan al Gobierno que no realice tantos estudios, recorte la tramitología y que ejecute los proyectos, porque en la mayoría de los casos estos van a parar a los escritorios y las necesidades no dan espera.

 


Banner bicentenario web

- Publicidad -

Extrategia Medios
Equipo de redacción de Extrategia Medios

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de Economía

De Interés