ChíaMujeresZipaquirá

Las mujeres en Chía no están solas

Muchas son las mujeres que diariamente sienten sus derechos vulnerados, ya sea de manera discriminatoria en lo laboral, en lo profesional, o en diferentes aspectos como parte de la sociedad. En consecuencia, una respuesta vital a la transgresión se ve reflejada en la afectación psicológica por agravios físicos, verbales o emocionales, haciendo que su grado de indefensión las lleve, en algunos casos, a entrar en aislamiento dominado por un silencio de alta peligrosidad para su integridad y desarrollando actitudes determinadas por el miedo.

Para acompañar y guiar a las mujeres que se encuentran en una situación difícil, la Casa de Justicia de Chía, desde su programa “Familias Seguras, Entornos Sin Violencia”, viene atendiendo las denuncias de mujeres que sienten sus derechos vulnerados y que se sienten agredidas por diferentes circunstancias.

Allí, un equipo de profesionales en psicología y trabajo social, acogen, escuchan, apoyan y hacen seguimiento de cualquier tipo de violencia a las víctimas que se acerquen a pedir ayuda. Desde la Comisaría de Familia, se ofrece atención y protección para las mujeres víctimas de violencia intrafamiliar, social, laboral o cualquier otro tipo de daño intencionado que se evidencie en agresión física, psicológica, económica o de otra índole. Esta entidad, es el puente entre el Estado y la comunidad que, en ocasiones, siente que está sola y no sabe a quién acudir en estos casos.

De acuerdo con las experiencias conocidas, los profesionales del área han determinado tres líneas de acción para canalizar cada situación:

  • Atención psicosocial, la cual se presta con enfoque preventivo y de sensibilización.
  • Asesoría personalizada, identificando los puntos críticos del caso.

Seguidamente se enfoca la formación en brindar herramientas de autoprotección, que a través del acompañamiento y seguimiento se determina la evolución de cada caso con el fin de evitar la ocurrencia de más episodios de maltrato y vulneración de derechos. Estos procesos se desarrollan amparados por las normas legales, de manera que se logre garantizar o reestablecer los derechos básicos del ser humano.

Otra situación que vulnera un derecho fundamental de la mujer, y no necesariamente involucra a un tercero, es no poder suplir las Necesidades Básicas propias o de su familia. Para resolver esta crítica situación se realiza un trabajo conjunto entre las dependencias de la Administración Municipal que generan programas de apoyo en temas de salud, educación, desarrollo económico y social direccionando allí a la interesada.

En el caso de conocer o ser víctima de algún posible caso de violencia o vulnerabilidad de los derechos naturales a la mujer, o a cualquier miembro de nuestra comunidad,  la Alcaldía dispone de varios canales para atender esta situación; en la página web www.chia-cundinamarca.gov.co encuentra la información de los sitios en donde solicitar ayuda, o puede acercarse a las oficinas de la Casa de Justicia ubicadas en el Centro Comercial La Libertad, segundo piso, también pueden alertar, como alternativa de atención inmediata, al 123 desde cualquier línea telefónica.

Las mujeres como miembro activo y fundamental de nuestra sociedad deben ser sujeto de respeto, reconocimiento y lo más importante, ser valoradas en todos los aspectos de equidad y crecimiento en el desarrollo social.

Con el programa “Familias Seguras, Entornos Sin Violencia”, se atienden las denuncias de mujeres que sienten sus derechos vulnerados.

Foto portada: Mujer vulnerada. Foto de referencia tomada de pexels. Foto de la autoría de RODNAE Productions.

De Interés

Más de: Chía

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.