Comunidad

La Navidad no es un cumpleaños

En la tradición católica solemos hacer un pesebre para representar la escena del nacimiento, pero el nacimiento es solo un capítulo de todo el libro de la vida en la humanidad.

- Publicidad -

ZIPAQUIRÁ, CUNDINAMARCA. 


Mauricio Riveros.

 

- Publicidad -

Con el transcurrir del tiempo hemos convertido la Navidad en un simple hecho cultural, creyendo que el tiempo en familia y las tradiciones de cada región pueden brindar lo necesario para celebrar este importante evento, pero es, al contrario, hemos humanizado lo divino, arruinando el sentido real de esta celebración.

 

El mundo – judío entonces – esperó a Jesucristo por poco más de ochocientos años, como se puede calcular según el antiguo testamento (Isaías 7, 14). No es precisa su fecha de nacimiento, ni en la profecía, ni como celebración, sin embargo, se asume el 25 de diciembre por diversas razones eclesiales que podrían trascender más en lo político que en lo religioso – pero ese no es el punto central de este artículo, simplemente lo espiritual va más allá de lo meramente histórico.

- Dale clic para escuchar -

 

{module PublicidadInterior}

Cuando celebramos un cumpleaños, agregamos un año más de existencia, de acuerdo con el día en que nacimos – primera diferencia, porque la edad de Dios es incalculable – no olvidemos que Jesucristo es una de las tres partes en que Dios existe (La Santísima Trinidad): el Hijo. Cuando celebramos el cumpleaños homenajeamos al festejado, y en la tradición católica solemos hacer un pesebre para representar la escena del nacimiento, pero el nacimiento es solo un capítulo de todo el libro de la vida en la humanidad.

- Publicidad -

 

En realidad, la celebración no es en torno a un cumpleaños más – de quien es inmortal y a quien no se le puede hacer cuenta de los años, es la celebración del cumplimiento de una profecía, de una palabra comprometida: la llegada de quien nos abre el camino a la salvación.

 

- Publicidad -

Por eso resulta incoherente que los no creyentes celebren – o siquiera hablen de la Navidad, pues se trata de un dogma, de una verdad que solo aceptamos dentro del Cristianismo.

 

He escuchado a no creyentes burlarse de la idea del Espíritu Santo engendrando un niño con María, quien además es siempre virgen. Pues claro – se trata de dos misterios que se encuentran en la base del cristianismo, y por ser realidades dogmáticas, solo son aceptadas por creyentes – así que no hay cabida para quienes no lo son. Se está adentro o afuera. La fiesta musulmana de Eid al-Fitr cierra el ayuno del Ramadán, y no veo a los no creyentes celebrando esa fiesta, tal vez porque no se consume alcohol, tal vez porque no hay regalos ni gastos en los centros comerciales ¿o será porque les da temor ofender a los musulmanes? Así como hay un respeto por las creencias diferentes a las nuestras – quienes no creen deberían tener el mismo respeto.

- Publicidad -

 

Así pues, nos tenemos que concentrar en el hecho de una profecía cumplida, que nos llena de esperanza en el más allá y nos compromete a tener una vida en regla para ser merecedores de todo este esfuerzo de la salvación, creado para nosotros como el mejor regalo de nuestra existencia. El trago, la pólvora, los regalos son simples excusas para distraernos de lo importante.

 

- Publicidad -

¿Qué se trata de una tradición familiar? Lamento contradecirle, se trata de la humanidad. Su mamá, su papá, sus abuelos, sus tíos y sus hermanos se van a morir tarde o temprano – y usted también, y todo ese ejercicio de las reuniones familiares, no serán más que un asunto social, ya sea que se hubieran hecho o no, la humanidad siempre tendrá el mismo destino: la salvación o la condenación, según sus actos, no según sus fiestas – deje el drama y concéntrese en entender y vivir lo que dice que cree. ¡Feliz Navidad!

 

Es la celebración del cumplimiento de una profecía, de una palabra comprometida: la llegada de quien nos abre el camino a la salvación.

Más de Comunidad

De Interés

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *