Cada año, numerosas manos anhelan tomar las riendas de los vuelos de pájaros de papel mediante la sencilla herramienta del carrete de hilo. Paralelamente, millones de entusiastas buscan el lugar perfecto para elevar sus cometas. Escenarios como Zipaquirá, Cogua, Chía y Sopó se convierten en los destinos idóneos para esta apasionante actividad.

La historia de la cometa se remonta a más de 20 siglos atrás en China. Desde entonces, ha evolucionado en un deleite que se disfruta anualmente. Durante el mes de agosto, cuando el viento domina el cielo, las telas coloridas emprenden vuelos prácticamente imperceptibles.

En el país, se llevan a cabo festivales en los que estos objetos voladores alcanzan altitudes de más de 4.000 metros, evidenciando un arte que en Colombia combina habilidades destacadas y conocimientos científicos.

Volar cometa: una bella tradición colombiana.

Pegante, papel, varitas elaboradas con balso, madera o guadua, así como tela impermeable y ligera, son esenciales en la construcción de cometas, junto con más de 200 metros de pita. No obstante, la mayor satisfacción radica en elaborarlas en el hogar, dado que existen diversos tipos de cometas: artesanales, comerciales, acrobáticas sin cola, acrobáticas con cola, verticales, industriales, iluminadas y muchas otras.

Algunos para volar cometa en la Sabana de Bogotá, son:

Cerro de la Capilla Valvanera – Chía:

Capilla de la Valvanera Foto: Dron edition

El lugar se encuentra a dos kilómetros de distancia del parque principal del municipio de Chía (Cundinamarca). El cerro está ubicado a tan solo una hora de Bogotá, es el lugar ideal para volar cometa con una agradable compañía.

Parque Natural Pionono – Sopó:

Fotografía/ cortesía/

Este majestuoso parque natural está ubicado a 5 kilómetros de la plaza principal del municipio de Sopó (Cundinamarca). Incluso, se puede llegar caminando.

Además de elevar cometa, el parque cuenta con zonas para picnic, acampar; y tres miradores llenos de mágica naturaleza.

Embalse del Neusa – Cogua:

Foto: Felipe Duque.

Este paradisiaco lugar tiene una extensión de 3.700 hectáreas de planeación forestal, ubicado a 67 kilómetros al noroccidente de Bogotá D.C. Cuenta con zona de camping, pesca, navegación y restaurante.

Parque de La Esperanza – Zipaquirá

Este lugar es un punto de encuentro para miles de turistas, está ubicado donde se encontraba la antigua plaza de ferias del municipio de Zipaquirá (Cundinamarca), ahora se encuentra frente a la Estación del Tren. El parque cuenta con 33.000 metros cuadrados de espacio público, lo que hace el escenario ideal para compartir en familia un fin de semana de vientos fríos y cometas.

advanced divider

Adicionalmente, le recomendamos un par de características que harán de esta experiencia una práctica más segura:

  • No elevar la cometa lejos de postes de luz o redes eléctricas.
  • No elevar la cometa cerca terrazas o azoteas.
  • No elevar la cometa cuando esté lloviendo.

*En caso de que su cometa quede atrapada en alguna de estas superficies, lo mejor es no tratar de recuperarla.

Sin duda, este plan es uno de los más atractivos para los colombianos en el país.

Foto portada: Cortesía y autorización Miguel Ángel Jiménez Olano

Más de Bogotá

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *