Se presentó una desafortunada riña el pasado 6 de noviembre, donde presuntamente, uno de los agresores con un elemento contundente golpeó directamente la cara al fotógrafo y coproductor zipaquireño Mario Castañeda, quien  cayó al suelo perdiendo el conocimiento. Pese a que recibió atención rápida y fue trasladado al Hospital Regional, desdichadamente llegó sin vida. El hecho paralizó la celebración de un grupo de amigos del que Castañeda hacia parte, en el Parque de la Independencia, ubicado en el municipio de Zipaquirá (Cundinamarca).

Le quitan la vida al fotógrafo y coproductor Mario Castañeda en una riña

Mario Castañeda cumpliría 39 años esta semana, y el acontecimiento que acabó con su vida sigue impune; ocho meses después de tan reprochable acto el presunto responsable no ha recibido ningún castigo por este hecho ante las autoridades judiciales.

Sus familiares, y el abogado penalista, Saúl León, para este caso   representante de las víctimas, cuentan a través de los micrófonos de Extrategia Medios qué ha sucedido con el proceso penal alrededor de la Muerte de Mario Castañeda: “Lamentablemente no se presenta de manera inmediata la captura (del presunto responsable), como debería darse en estos diligenciamientos sino que pasan unos minutos cuando el sujeto y sus presuntos cómplices se van del lugar de los hechos. Esto acentúa esa presunta impunidad que inicialmente se da en estos casos, es decir, lo que ha debido pasar es que lo capturen y lo presenten a la Administración de Justicia, y ya hoy estaría donde le corresponde: en un establecimiento carcelario”.

Los hechos se investigaron a través de testimonios y otras aristas en el lugar de los hechos, más no porque el presunto responsable aceptara su culpabilidad, pues solo dice que golpeó a Mario Castañeda y no habla sobre la contundencia del choque, acción que según los médicos legistas (ante el protocolo de necropsia) fue con un objeto contundente, dolo y de manera violenta.

En la actualidad el caso se encuentra en manos de la Fiscalía General de la Nación – Sede Zipaquirá, organización que decidió ampliar el espectro de la investigación, garantizando el derecho al debido proceso para su esclarecimiento.

“El caso está andando, no tan rápido como nosotros quisiéramos, pero confiamos en las Instituciones, ‘la justicia cojea, pero llega’, la idea de nosotros como familia es visibilizar un poco más la situación, es por eso; por ese dolor y ese miedo de que las cosas no se solucionen de la mejor forma. Nosotros estamos completamente dolidos, no sabemos qué pueda pasar. Son muchísimas las personas que conocieron a mi hermano y quienes compartieron con él, que saben la excelente persona que fue, así que, por mantener el honor a la memoria de él, pedimos celeridad y justicia en el proceso”, asegura Juan Sebastián Castañeda Ríos, hermano de Mario.

Ocho meses después de tan reprochable acto, el presunto responsable no ha recibido castigo ante las autoridades judiciales.

De Interés

Más de: Justicia

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.