Por: Daniel Reinosa. 

Irán es una república islámica que se encuentra ubicada en el golfo pérsico, su población es de 85 millones de habitantes, las mujeres son el 49% de la población  alrededor de 42.117.318 son las mujeres que viven en Irán, su sistema legal no protege la libertad de expresión y de asociación, por último, es uno de los países donde hay mayor represión hacia la mujer en el mundo.

Mahsa Amini es el nombre que necesitamos para realizar este análisis y entender el por qué hay una protesta a nivel masiva en Irán; el pasado 13 de septiembre la policía moral de Teheran detuvo a una mujer por presuntamente violar reglas en el código de vestimenta, en este caso era no portar el hiyab (pañuelo que cubre la cabeza). Se habla de una versión distinta donde se afirma que existe un video en el que un policía  discute con la mujer y luego se va, momentos después la mujer se desploma en el suelo.

Luego de unas horas se reportó que la mujer se encontraba en estado de coma, tres días después de lo sucedido falleció. La policía alegó que había sufrido un paro cardiaco, pero este argumento no bastó para la justificación de su muerte, el padre afirmó en una entrevista al medio BBC persa que tenía moretones en los pies y que los médicos nunca le quisieron escuchar para examinar otra posible causa de su muerte.

Hay tantos indicios que demuestran que la mujer nunca sufrió un paro cardiaco ya que no tenía ningún antecedente de enfermedades o problemas cardíacos durante su vida. El informe de autopsia por parte de las entidades responsables no ha sido entregado a la familia y desde ese momento la presunción de culpabilidad hacia la policía ha sido el principal motor para la cadena desenfrenada de protestas en el país kurdo.

En este punto existe una desconfianza enorme de lo que ha sucedido ya que hay medios de origen occidental que afirman que hubo brutalidad policial, gobiernos como Estados Unidos y España han sido los primeros en alzar la voz y rechazar este acto, la ONU ha dicho que el gobierno de Irán debe esclarecer y preservar los derechos fundamentales de las mujeres.

Los pronunciamientos de los anteriores actores internacionales es bastante controversial y poco útil para ser voceros de los derechos humanos, ya que Estados Unidos tiene un serio problema con los casos de represión policial contra la comunidad afrodescendiente, los casos de los españoles con algunas separatistas catalanes, la inactividad y falta de intervención de la ONU en varios países del golfo pérsico y latinoamericanos es la gran ambigüedad e hipocresía que encontramos en este ámbito.

Los antecedentes que encontramos en esta difícil situación son:  las penas altas por parte del sistema judicial, ya que hay muchas mujeres que son enjuiciadas sin fundamento alguno por luchar en pro de sus derechos, hay escenarios absurdos para nuestra perspectiva que el Estado iraní prohíbe a las mujeres:violar el código de vestimenta, la asistencia a algunos escenarios, la imposibilidad de tener cargos representativos dentro de la política de su nación.

Pienso que el gobierno de Irán debió mostrar las pruebas y no entorpecer la investigación del caso si la inocencia de la policía moral es real y justificable,tanto así que no debe escalar a ningún cuerpo judicial,  finalmente “el que nada debe nada teme”.

Irán ha sido el foco de varias represiones cometidas a la libre expresión de la mujer, más allá de ser un factor cultural y religioso para la percepción de muchos, la mujer iraní debe contar con unos mínimos que ya han sido establecidos en el orden mundial, es por eso que las manifestaciones se han incrementado y varias mujeres incluso de tercera edad se han movilizado en contra del sistema patriarcal de Irán, la injusticia desgasta y en cualquier momento causa erupciones y reacciones en la sociedad, ya lo habíamos visto en la primavera árabe: los gobiernos no dieron a basto con la cantidad de manifestantes y desaprobación a dictaduras que habían arrasado con sus economías y su misma calidad de vida.

A este fenómeno le podemos llamar como la erupción anunciada de las mujeres en Irán, donde hay una protesta en contra de la dictadura del hiyab y de la represión policial. Lastimosamente la lucha de muchas mujeres ha provocado la reacción de la policía con munición real, la muerte de más de 75 personas y 1200 arrestos en todas las ciudades de Irán.

- Publicidad -

Las muertes de varias mujeres que han luchado por sus derechos o simplemente han querido expresarse de otras formas y han sido brutalmente asesinadas o juzgadas por el sistema represivo de Irán es imposible de reparar a estas alturas de la vida, pero confío en que esta serie de manifestaciones y protestas sirvan para que muchos puedan abrir los ojos y puedan ver la realidad desde el rol que tiene la mujer en este territorio.

“No es gratuito que las mujeres protesten en este contexto, más cuando saben que sus penas son altísimas y algunas pueden llegar a ser ejecutadas, hay una razón y un motivo por el cual protestan , en este caso es acabar con la injusticia, la represión hacia la mujer y el código de vestimenta que como pudimos ver alrededor de la nota llega a acabar con una vida.”

Daniel Esteban Reinosa Gómez
Estudiante de Ciencias Políticas VIII Semestre - Zipaquirá

De Interés

Más de: Opinión

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *