Romeo estaba bajo el cuidado de un grupo de personas que lo entregarían a la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), una entidad que se encarga de proteger y reubicar las aves silvestres que han sido víctimas de maltrato, tráfico o abandono. Sin embargo, en las últimas horas, Romeo se asustó por el sonido de la pólvora y escapó. Desde entonces, no se ha sabido nada de él.

Se cree que Romeo pudo haber volado por los alrededores de los barrios Julio Caro y San Pablo, en el municipio de Zipaquirá (Cundinamarca), ubicado al norte de Bogotá. Estos barrios son zonas urbanas y con el tiempo ha disminuido su espacio verde, lo que dificulta la supervivencia de las aves silvestres. Además, Romeo podría estar expuesto a depredadores, enfermedades, contaminación o accidentes.

Si alguien lo ve, por favor informen al número de teléfono 310 883 1162. Pues es importante actuar con rapidez, pues cada minuto cuenta para su bienestar.

Sin embargo, en las últimas horas, Romeo se asustó por el sonido de la pólvora y escapó. Desde entonces, no se ha sabido nada de él.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *