La Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), hizo un llamado para que en este mes, cuando aumentan las cifras de consumo y desecho de aceite de cocina usado por la preparación de platos navideños, este residuo sea dispuesto de manera adecuada evitando que llegue a las fuentes hídricas.

“En su mayoría, el aceite usado se vierte en el lavaplatos y de esta manera llega a nuestras fuentes hídricas, contaminando no solo el agua para consumo humano y animal, sino afectando la salud de la fauna que habita en los ecosistemas acuáticos”, manifestó Julieth Ramírez, profesional de la CAR Cundinamarca y líder del proyecto “Ciclo re ciclo”.

La funcionaria también indicó que el aceite puede “solidificarse en las tuberías, generando tapones de grasa que obstaculizan el paso del agua en los sistemas de alcantarillado y propician inundaciones y otras emergencias en épocas de lluvia”.

Un litro de aceite de cocina puede llegar a contaminar hasta mil litros de agua potable, por lo que su incorrecta disposición pone en riesgo no solo la calidad sino la disposición de este recurso, además de los peligros que representa para la salud humana.

“Existen carteles piratas de aceite, personas que compran el aceite usado para limpiarlo con jabones industriales y re venderlo a pequeños distribuidores o puestos de alimentos, que de manera inocente distribuyen este aceite remanufacturado propiciando graves problemas de salud pública”, afirmó Laura María Arciniegas, profesional de la fundación Manos Verdes de Alianza Teams, entidad que en trabajo conjunto con la CAR promueve la recolección y aprovechamiento de este residuo catalogado como de manejo especial.

Gracias al apoyo de esta organización, la CAR ha instalado puntos de recolección en su sede central y sus 14 direcciones regionales. Para el mes de febrero, la autoridad ambiental habrá instalado contenedores de recolección de aceite de cocina usado en las alcaldías de los 104 municipios de su jurisdicción y en todas sus sedes.

“Solo en nuestra reciclatón realizada en julio logramos recolectar más de 450 litros de aceite de cocina usado. Esperamos que con estos contenedores recolectemos más y así mitiguemos el impacto de este residuo en nuestro territorio, puntualizó Julieth Ramírez.

Las personas pueden llevar el aceite de cocina usado en cualquier recipiente plástico con tapa a la sede central de la CAR ubicada en el Centro Empresarial Gran Estación piso 7, o a la Casa CAR en Teusaquillo, Bogotá (carrera 20 #37-34).

También tenemos habilitados los puntos en nuestras direcciones regionales La Calera, ubicada en el centro de Bogotá, Girardot, Facatativá y Soacha”, agregó Ramírez, quien recordó que adquirir este buen hábito de depositar adecuadamente el aceite usado es un gran regalo que se le hace a la naturaleza.

El aceite recolectado es entregado a Alianza Teams quienes lo convierten en biodiesel, un tipo de combustible que genera hasta 80% menos emisiones de CO2.

Un litro de aceite de cocina puede llegar a contaminar hasta mil litros de agua potable.

Foto Portada: Car Cundinamarca

De Interés

Más de Bogotá

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *