principal chichazo
Cultura

Gran fiesta en honor a la chicha se disfrutó en la Casa Museo Quevedo Zornoza

El Chichazo: cada vez más fuerte, más bueno y espectacular.


ZIPAQUIRÁ, CUNDINAMARCA.

- Publicidad -

Una nueva versión del Chichazo se disfrutó en Zipaquirá gracias a la Fundación Funzipa y a la Casa Museo Quevedo Zornoza, quienes desde hace 9 años le brindan homenaje a la Chicha, bebida indígena que por muchas generaciones amenizaron momentos especiales y que hoy en día aún se brinda, especialmente en fiestas campesinas y en eventos populares de grata recordación.

Como ha sido tradicional, la Casa Museo cada año abarrota sus instalaciones donde cientos de personas participan entorno a vasos o totumaditas de este preciado líquido, fermentado especialmente con maíz, que además se compartió con sándwich de pan blandito con salchichón o queso de cabeza, otro ‘manjar’ popular que se saborea en varias regiones del país.

- Publicidad -

Entorno a estos alimentos que alegran el cuerpo y el espíritu, no podía faltar la música campesina con sus frases, versos y dichos que emocionan, evocan y hacen  bailar y reír a los asistentes ante las notas magistrales de instrumentos musicales de cuerda que desgranan, como desgranando una mazorca, los artistas que enaltecen además con sus voces para hacer aún más inolvidable ese momento.

En esta ocasión, como invitado especial estuvo el maestro Jorge Monroy, quien integra al siempre recordado grupo cómico-musical procedente de San Gil, Santander, los Hermanos Monroy, alternando con el maestro Jorge talero y ‘Los de Siempre’, aportando sus talentos especiales y sus repertorios, haciendo bailar y corear a los concurrentes al homenaje, que en su mayoría vistieron Sombrero y Ruana.

Tanto el Presidente de la Fundación Funzipa, Rafael Chávez Posada, y la Directora Ejecutiva de la Casa Museo Quevedo Zornoza, Zoraida Chávez Posada, hicieron la presentación del evento, agradeciendo la participación de artistas y del público interesado en exaltar y rescatar estas costumbres, que fueron evocadas de manera majestuosa, haciendo viajar en la imaginación a través del tiempo a los asistentes, finalizando en una noche espectacular con desborde de alegría.

- Publicidad -

Varias personas pidieron que este homenaje se realice al menos dos veces al año para vivir esta fiesta, que definitivamente es de grata recordación y de disfrute total en rededor de la chicha, bebida de los ‘dioses’, como la catalogaban los indígenas en su momento.

[widgetkit id=”127″ name=”Chichazo 2018″]

“Un gran momento para evocar y degustar esta bebida de maíz indígena que desde tiempos precolombinos disfrutaron nuestros antepasados”.

Más de Cultura

De Interés

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *