Germán Pinzón, un destacado ciudadano de Zipaquirá, ha sido homenajeado en una emotiva celebración por sus 80 años de vida dedicados al servicio humanitario y al apoyo a los más necesitados. La comunidad se reunió el pasado mes de julio para reconocer la extraordinaria trayectoria de este hombre ejemplar que ha dejado un legado imborrable en el corazón de todos.

Durante más de seis décadas, Germán ha sido una fuente constante de ayuda y apoyo para los habitantes de Zipaquirá, Cundinamarca y Colombia. Uno de sus logros más notables fue la creación de la primera ciclorruta en la ciudad, que se estableció inicialmente en el barrio Santa Isabel el Rodeo y más tarde se extendió al barrio San Carlos.

Gracias al apoyo de empresarios y sus recursos personales, brindó valiosas oportunidades y respaldo a niños y jóvenes que participaban activamente en esta iniciativa, promoviendo el deporte, la movilidad sostenible y la comunidad.

Germán fue cofundador de la Junta de la Defensa Civil de Zipaquirá, una institución que ha sido fundamental en momentos de emergencia y crisis. Durante más de 50 años, se entregó a la formación y capacitación de jóvenes y voluntarios en la Defensa Civil, dejando un impacto duradero en la preparación y respuesta ante situaciones críticas. Su papel fue vital durante la emergencia del desastre del volcán Nevado del Ruiz en 1985, coordinando la recolección y entrega de ayuda humanitaria de los generosos habitantes de Zipaquirá para apoyar a los afectados.

Por su arduo trabajo y compromiso, Germán ha sido honrado en varias ocasiones a lo largo de su vida. Recibió la distinción de la Orden de la Sal en 2005, un reconocimiento otorgado por su destacada labor humanitaria en la ciudad. Asimismo, fue nominado como personaje del año por la Fundación Nacional de Zipaquirá (Funzipa), un merecido tributo a su inquebrantable dedicación.

En la celebración de sus 80 años, Germán fue nuevamente reconocido por la Defensa Civil de Zipaquirá, liderada por el presidente de la entidad en este municipio, José Luis Gutiérrez, y por todo el voluntariado que ha compartido una vida de trabajo y compromiso con él y que han conocido su invaluable aporte humanitario. La comunidad también le ha expresado su gratitud y admiración hacia esta persona tan valiosa.

En medio de la celebración, Germán agradeció a todos los presentes y recordó que el verdadero valor de su labor humanitaria radica en el amor y la solidaridad que ha recibido a lo largo de su vida. Su ejemplo inspira a las generaciones futuras a seguir sus pasos y trabajar incansablemente por el bienestar de su comunidad.

Con profunda gratitud, se le rinde homenaje a Germán Pinzón, por su vida y obra de apoyo y esperanza para los más necesitados. Su legado y su dedicación que sigue realizando, perdurará en los corazones de todos los que han sido tocados por su incansable espíritu altruista.

Una vida dedicada a hacer de Zipaquirá un lugar mejor para todos desde su labor humanitaria.

Foto portada: Germán Pinzón con sus hijos María Angélica y Germán Pinzón Talero.

More in:Gente

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *