DSC 0885
Cultura

En Zipaquirá se hizo reconocimiento a los 50 años de Cien Años de Soledad

El evento se realizó en la edificación donde  Gabo cursó sus últimos cuatro años de bachillerato.


ZIPAQUIRÁ, CUNDINAMARCA.


En la vieja, pero conservada edificación, donde Gabriel García Márquez hizo los cuatro últimos años de secundaria entre 1943 y 1946, lugar en el que funcionó el Liceo Nacional de Varones de Zipaquirá, y donde “al profesor Carlos Julio Calderón Hermida se le metió en la cabeza esa vaina de que Gabo escribiera”, se realizó un gran acto cultural dentro del marco de los 50 años de la primera edición de su obra cumbre, Cien Años de Soledad, publicada en 1967.

Este homenaje se inició en horas muy tempranas del día de hoy, donde con base en la historia del paso de ‘Peluca’, como le decían especialmente sus compañeros, por Zipaquirá y el Liceo de Varones, se acondicionaron los salones y lugares en que permanecía: el aula donde recibió sus clases, el dormitorio, el restaurante, los patios de recreo, la biblioteca y hasta los baños en que muy de madrugada, este costeño venido de tierras muy cálidas del caribe, sufría la tortura de bañarse con agua muy helada en uno de los municipios más fríos de Cundinamarca.

El hoy, Centro Cultural Casa del Nobel Gabriel García Márquez, acogió un sin número de personas, quienes disfrutaron de presentaciones teatrales, actividades artísticas y participaron de la premiación del concurso de pintura, homenaje al Nobel de la Literatura Colombiana.

El maestro Luis Muñoz, escritor también, hizo un gran resumen del recorrido histórico de García Márquez desde su infancia, su llegada a Bogotá, a Zipaquirá, su formación académica y su trayectoria literaria y periodística.

Como acto central y con motivo de los 50 años de la primera edición de Cien Años de Soledad, se dio lectura a algunos de los textos más relevantes de esta obra.

El alcalde de Zipaquirá, Luis Alfonso Rodríguez Valbuena, exaltó el trabajo de Gabo y su gran importancia en la literatura mundial, reconociendo que sus primeros pinitos y su vocación se descubrieron en la Capital Salinera de Colombia, tal como el mismo Nobel lo afirmara en diferentes entrevistas, textos y en algunos de sus libros, especialmente en Vivir para Contarla.

Finalmente se exhibió en la Estación de Tren otra exposición en su honor, a cargo de la Escuela de Formación Artística y Cultural de Zipaquirá, con la dirección del licenciado Luis Alberto Forero.

“Cien Años de Soledad, es considerada  una de las obras cumbres la literatura hispanoamericana”.

 

- Publicidad -

[widgetkit id=»107″ name=»GABOJUNIO2017″]


 

{module AnunciosNoticias}

- Publicidad -

 

Extrategia Medios
Equipo de redacción de Extrategia Medios

De Interés

Más de: Cultura

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *