Las pilas y acumuladores son dispositivos de almacenamiento de energía que están compuestos por algunos metales pesados como el mercurio, cadmio y plomo, estos pueden generar riesgos para la salud y el medio ambiente si no se disponen de la manera correcta una vez termina su vida útil.

Cuando estos elementos completan su ciclo de vida se convierten en residuos peligrosos que no deben ser mezclados o dispuestos con el resto de los desechos en el hogar ni ser botados en las calles, por el contrario, requieren de un tratamiento especial realizado por los gestores autorizados

¿Cómo desechar residuos peligrosos?

Los municipios deben contar con puntos de recolección de pilas y acumuladores a los que la ciudadanía puede llevar sus pilas y acumuladores en desuso. Por lo general, estos puntos se encuentran ubicados en tiendas, almacenes de cadena o instituciones.

La ciudadanía puede llevar las baterías de celular, computadores portátiles, todo tipo de pilas y demás elementos generadores de energía para darle una adecuada disposición.

¿Qué son los residuos peligrosos?

Son residuos o desechos que por sus características corrosivas, reactivas, explosivas, tóxicas, inflamables, infecciosas o radiactivas pueden causar riesgos, daños o efectos no deseados en la salud humana y el medio ambiente, cuando son dispuestos inadecuadamente.

Recuerde que estos elementos requieren un tratamiento especial y deben ser entregados a través de un gestor autorizado.

Foto Portada: Imagen tomada de Alcaldía de Bogotá

Extrategia Medios
Equipo de redacción de Extrategia Medios

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de Bogotá

De Interés