Jonathan Torres Campos, de 37 años, oriundo de Bogotá D.C y quien vivió gran parte de su vida en Granada (Meta), es hoy el presunto implicado en la desaparición y homicidio de su cuñada, la psicóloga zipaquireña Adriana Pinzón Castellanos. La Fiscalía General de la Nación continúa las pesquisas pertinentes para esclarecer el caso penal en su totalidad; hasta ahora y a pesar de las pruebas que lo inculparían, Torres Campos no se ha declarado culpable.

Extrategia Medios conoció de forma exclusiva el testimonio de un ex compañero del presunto asesino de la psicóloga zipaquireña Adriana Pinzón.

Sin embargo, estos no son los únicos delitos por los que la sociedad y las autoridades legales señalan a Torres Campos. *Federico (a quien llamaremos así para proteger su identidad) dice que conoció a Jonathan Torres Campos en labores veterinarias, sin embargo, hubo varias acciones que le hicieron cuestionar la ética de Torres Campos, “Él es totalmente un ‘delincuente’, tiene denuncias por estafa en municipios muy lejanos de Zipaquirá, por allá en el Meta, lejos…, tiene 3 o 4 denuncias por estafa, lesiones personales, agresión a servidor público, muchísimas cosas…”, expresó Federico sobre el presunto prontuario delictivo de Jonathan.

Federico, también hace graves denuncias sobre su proceder de falso veterinario, donde demuestra que sus matrículas mercantiles a nivel nacional han sido canceladas por presunto maltrato animal, por ello, ha huido de estas zonas, hasta que llegó hace seis años a la provincia de Sabana Centro en el departamento de Cundinamarca, primero al municipio de Chía donde se conoció con la hermana de Adriana Pinzón, posteriormente, a Zipaquirá.

“Eso es mentira, él nunca ha pisado una universidad, todo, todo, todo, es una mentira… Él tuvo una tienda veterinaria que se llamaba Animal Club en el barrio Villa María (Zipaquirá), allí practicaba malos procedimientos contra los perros, hasta matarlos, le cobraba a los responsables de los animalitos el dinero de la cremación pero la verdad es que los enterraba en una vereda cerca a Cogua (Cundinamarca) para evitar los impuestos que la ley le exigía por este tipo de procedimientos”, relato Federico.

 

“Una señora se me acercó un día y me dijo ‘Federico, yo me siento muy consternada con lo que pasó con mi perrito’, yo supuse que era algo relacionado con la pérdida del perro, pero ella me dijo otra cosa: pues resulta que este señor le inventó a la señora que una niña había ido a la guardería y que el perro le había mordido las manos y las piernas, que por eso él… tenía que practicarle la eutanasia al perro a como diera lugar, porque esa era la ley ‘que si un perro mordía a un niño tocaba aplicarle la eutanasia’, y por eso le cobró $400.000 más, y por si fuera poco, para que se acaben de sorprender sobre la forma como era él de embaucador y que convencía a los demás de cualquier cosa… él le dijo a la señora que tenía que pagar un abogado especializado para que no le cerraran la guardería y le pidió prestado $700.000, que en una semana se los devolvía, pues era mientras se los devolvía, pero nunca se los regreso”, aseguró Federico.

Así como presuntamente estafó a la señora que se indica en el testimonio, Federico también aseveró: “A mí me debía mucha plata, a muchos gota – gota, muchas personas lo buscaban porque debía bastantes sumas de dinero, es más, él vivió en Chía varios meses y tengo la plena certeza que allí también hacía de las suyas, porque incluso a mí en alguna ocasión me ofreció televisores a bajo costo, y yo obviamente no se los compré, me dijo sinceramente ‘Es que yo los consigo en Chía o en otros lugares y los vendo en Zipaquirá’.

De Jonathan Torres Campos, muchos a su alrededor dudaban de su personalidad, aunque al principio parecía un sujeto amable, después mostraba otra cara. Dudaban él porque no le conocían familiares o amigos cercanos de hace años, además, sospechosamente nunca salía en redes sociales como si se estuviera ocultando de algo.

Este material probatorio y otras denuncias realizadas por la comunidad, se encuentran en manos de las autoridades judiciales, quienes continúan realizando investigaciones al rededor de Torres Campos.

Foto portada: Imagen de referencia de Jonathan Torres Campos.

- Publicidad -

De Interés

Más de: Judicial

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.