Durante la última semana, en un esfuerzo por sensibilizar a los jóvenes sobre las consecuencias de las decisiones incorrectas, veinte estudiantes de las instituciones educativas del municipio de Cucunubá (Cundinamarca) visitaron el Centro Carcelario de Ubaté. En esta visita, los adolescentes escucharon testimonios conmovedores de personas privadas de la libertad, quienes compartieron sus experiencias y revelaron las difíciles condiciones de vida que enfrentan tras las rejas.

Las historias contadas en el centro carcelario entregaron una perspectiva inigualable de la realidad que viven aquellos que han infringido la ley. Los internos explicaron cómo es la vida en una celda, donde el hacinamiento es una constante y la privacidad es prácticamente inexistente; los jóvenes vieron las duras realidades de tener que dormir en espacios reducidos, separados de sus seres queridos y sin la posibilidad de ver crecer a sus hijos o recibir el afecto de sus padres.

Lea también: “El hacinamiento en algunos centros carcelarios de Bogotá llegó al 540%” Procuraduría General

Uno de los aspectos más impactantes fue el énfasis que los reclusos dejaron sobre la importancia de elegir amistades adecuadas. Aconsejaron a los visitantes que se protegieran de “malas compañías” dado que este suele ser el factor principal que lleva a la drogadicción, la comisión de delitos y la toma de decisiones equivocadas.

La actividad fue organizada por la Secretaría General y de Gobierno de Cucunibá, en articulación con el Instituto Nacional Penitenciario (INPEC). Esta iniciativa buscaba generar conciencia entre los jóvenes sobre las consecuencias de sus acciones y fomentar una reflexión profunda acerca de las decisiones que toman en su vida cotidiana.

Las historias contadas en el centro carcelario entregaron una perspectiva inigualable de la realidad que viven aquellos que han infringido la ley.

Foto portada y otras: Imágenes de la visita de los jóvenes estudiantes de Cucunubá a los reclusos del Centro Carcelario de Ubaté. Autoría: Alcaldía Municipal de Ubaté.

Más deCucunubá

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *