Entre 2016 y 2019 Carlos Julio Moreno Gómez fue alcalde del municipio de Cota, avalado por el Partido Conservador. Su periodo lo terminó destituido, pues la Procuraduría lo sancionó por no expedir a tiempo el Plan Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana, dos meses antes de que finalizara.

Durante su alcaldía, las constantes irregularidades que rodearon al entonces alcalde continúan trayéndole consecuencias graves al municipio. Los habitantes del pueblo hablan de que Moreno habría tendido contemplado ser reelegido para el próximo periodo.

Por su zona industrial, Cota es uno de los municipios no solo con presupuestos más elevados (90.000 millones de pesos anuales en promedio), sino también uno de los que más impuestos recibe, aproximadamente más de 50.000 millones de pesos en estos, durante 2018.

Entre todos, el exalcalde ha sido uno de los que mayores problemas ha presentado. Su paso por la Alcaldía terminó en destitución. Pero ese no fue su único escándalo. Hoy día, dos de los contratos otorgados por él han tenido una muy baja ejecución y uno de ellos involucra a uno de los contratistas de la unión del escándalo de Centros Poblados.

Carlos Moreno ya había iniciado su periodo con múltiples peros: por un lado, venía siendo investigado por la Fiscalía. Para ese año, el candidato tenía dos procesos abiertos que continuaban en investigación. Y, aunque en su momento el entonces candidato aseguró que tenía pruebas de su inocencia, los procesos causaron que todos sus eventos de campaña tuvieran que ser celebrados a puerta cerrada.

Lo ultima bomba que se ha lanzado, es que la Procuraduría General de la Nación profirió pliego de cargos al exalcalde de Cota (Cundinamarca). Por su posible omisión en la restitución de bienes de uso público y permitir la construcción de una nueva vía en el costado norte de la carretera Bogotá – Villeta, y que es paralela al acceso existente y la comunica con la vereda Parcelas.

La Provincial de Instrucción de Zipaquirá señaló que el exmandatario, encargado de dirigir la acción administrativa del municipio, al parecer estaba incurso en una prohibición al ser informado por terceros de asuntos que correspondían a su rol y que no fueron tenidos en cuenta en procura de la preservación de zonas comunes durante el proyecto vial.

Al parecer todo indica que en el periodo de su alcaldía hubo una ocupación no autorizada de un predio sin que supuestamente el mismo adoptara medidas que lo evitaran.

Se esperará por las actualizaciones del caso.

De manera provisional, el Ministerio Público calificó la presunta conducta del exalcalde como falta grave a título de culpa gravísima.

Más de Cota

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *