El embalse del Neusa, ubicado en los municipios de Tausa y Cogua en el departamento de Cundinamarca, desempeña un papel importante en el suministro de agua para el consumo humano en los acueductos de Cogua y Zipaquirá. Además, juega un papel esencial en el control de inundaciones en la sabana de Bogotá, regulando los caudales máximos en la cuenca del río Neusa durante la temporada seca.

A pesar de su importancia, el embalse ha experimentado un leve descenso reciente, situándose en un 87% de su capacidad de almacenamiento. Esta disminución, según el director de la Corporación Autónoma Regional CAR, Alfred Ballesteros, se atribuye al Fenómeno de El Niño. En una declaración realizada el miércoles, 24 de enero del 2024, Ballesteros informó que varios embalses en la jurisdicción CAR están siendo afectados, detallando los siguientes porcentajes de capacidad:

  • Embalse del Neusa: 87%
  • Embalse del Sisga: 74%
  • Embalse de Tominé: 56%

Este descenso plantea preocupaciones sobre el suministro de agua en la región y destaca la influencia directa del Fenómeno de El Niño en los recursos hídricos; aún más, en esta emergencia tras los incendios forestales presentados en la región.

La comunidad y las autoridades ahora están atentas a las medidas que podrían ser necesarias para gestionar esta situación y asegurar un suministro adecuado de agua en el futuro cercano.

More in:Cogua

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *