Desde abril, la Sociedad Colombiana de Anestesiología y Reanimación (S.C.A.R.E.) ha venido alertando al Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamento y Alimentos (Invima) sobre el preocupante desabastecimiento de anestésicos como el Propofol y el Remifentanilo en varias regiones del país. Esta situación ha generado gran inquietud entre los anestesiólogos, quienes insisten en la necesidad de tomar medidas contundentes para asegurar la disponibilidad de estos medicamentos esenciales.

Los reportes de desabastecimiento han sido constantes y han llevado al Invima a incluir Propofol en su último listado de medicamentos en seguimiento. Este paso permitirá que la entidad realice un monitoreo riguroso de su disponibilidad, un proceso que podría tardar entre cuatro y seis semanas.

En el caso de Remifentanilo, el Invima ha declarado que su estado ya está en riesgo de desabastecimiento y que se están adelantando trámites para mitigar esta situación, tales como la posible autorización de importaciones y su inclusión en la lista de medicamentos vitales no disponibles.

Lea también: Este es el punto del dispensario de medicamentos, de Coosalud, en Zipaquirá

La S.C.A.R.E. ha solicitado rapidez en la implementación de estas medidas, además de un informe detallado sobre las causas del desabastecimiento. También pide la creación de un canal de comunicación directo con los prestadores de servicios de salud para monitorear y gestionar la crisis de manera efectiva. Esta petición surge debido a los continuos reportes de escasez en departamentos como Cundinamarca y en instituciones tan críticas como el Hospital Infantil Los Ángeles de Pasto, que atiende a una gran parte de la población infantil del sur del país.

Podría interesarle: Largas filas y madrugones en Zipaquirá para reclamar medicamentos en Evedisa

Ante esta situación crítica, es imperativo que las autoridades actúen con celeridad para garantizar el suministro de anestésicos y asegurar que los hospitales puedan seguir brindando atención adecuada a sus pacientes.

Esta situación ha generado gran inquietud entre los anestesiólogos, quienes insisten en la necesidad de tomar medidas contundentes para asegurar la disponibilidad de estos medicamentos esenciales.

Más de Bogotá

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *