BogotáCultura

Semana Santa: Miércoles Santo y el beso de Judas

En lo que concierne al calendario cristiano, el Miércoles Santo es el día de purificación e iluminación para recibir el tiempo más importante de la Semana Mayor, a través de la preparación espiritual para la fiesta de la Pascua, aquí se continúa con la celebración normal de la eucaristía y en muchas partes del mundo suelen darse manifestaciones populares en medio de procesiones, escenificaciones de la Pasión y el sacramento de la confesión.

Este día se reúnen el Sanedrín -una asamblea o consejo de sabios que en aquel entonces estaba estructurado por 23 jueces que representaban cada ciudad judía en el Antiguo Israel-, con Judas Iscariote en el Tribunal Religioso Judío.
El Mesías sería vendido por uno de sus discípulos a cambio de 30 monedas de plata.

Entre las curiosidades de la Semana Santa, en un principio se determinó por la Iglesia que el Miércoles Santo sería tiempo de ayuno, sin embargo, a casusa de la aparición de costumbres gastronómicas se ha pasado para el Viernes Santo, día en que Jesucristo muere en la cruz y, en conmemoración, no se comen carnes rojas.

Texto Bíblico referente al ‘Miércoles Santo’:

En aquel tiempo, uno de los Doce, llamado Judas Iscariote, fue a los sumos sacerdotes y les propuso:
-«¿Qué estáis dispuestos a darme, si os lo entrego?»
Ellos se ajustaron con él en treinta monedas. Y desde entonces andaba buscando ocasión propicia para entregarlo. El primer día de los Ázimos se acercaron los discípulos a Jesús y le preguntaron:
-«¿Dónde quieres que te preparemos la cena de Pascua?»
Él contestó:
-«ld a la ciudad, a casa de Fulano, y decidle: «El Maestro dice: Mi momento está cerca; deseo celebrar la Pascua en tu casa con mis discípulos»».
Los discípulos cumplieron las instrucciones de Jesús y prepararon la Pascua. Al atardecer se puso a la mesa con los Doce. Mientras comían dijo:
-«Os aseguro que uno de vosotros me va a entregar.»
Ellos, consternados, se pusieron a preguntarle uno tras otro:
-«¿Soy yo acaso, Señor?»
Él respondió:
-«El que ha mojado en la misma fuente que yo, ése me va a entregar. El Hijo del hombre se va, como está escrito de él; pero, ¡ay! del que va a entregar al Hijo del hombre!; más le valdría no haber nacido».
Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar:
-«¿Soy yo acaso, Maestro?»
Él respondió:
-«Tú lo has dicho».
-San Marcos 26. 14 – 25.

 

Entonces preguntó Judas, el que lo iba a entregar:
-‘¿Soy yo acaso, Maestro?’
Él respondió:
-‘Tú lo has dicho’.

 

Foto de portada: El Beso de Judas. Ilustración de 1860.

De Interés

Más de: Bogotá

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *