Hace 205 años una mujer colombiana luchó desde sus posibilidades por la liberación femenina y fundó -en contra de las tradiciones y con el apoyo de su esposo- La Puerta Falsa, un restaurante considerado el más antiguo del país que tras ocho generaciones sigue deleitando paladares con sabores típicos.

Está ubicado a pocos metros de la céntrica Plaza de Bolívar y a escasos pasos del lugar en donde se dio el Grito de la Independencia de Colombia. Se trata de un espacio de no más de 15 metros cuadrados con mezanine que encierra los sabores y olores típicos de la época colonial en Bogotá.

La historia cuenta que la fundadora, Josefa Caicedo, tuvo diferencias con el párroco de ese entonces, quien tenía gran poder en la sociedad y veía con malos ojos la igualdad de género.

En medio de la celebración de la Virgen del Carmen, la mujer, reconocida por sus dotes culinarias, invitó a algunos miembros de la comunidad a degustar un refrigerio, pero el párroco mostró su descontento debido a que las viandas no fueron repartidas para todos los asistentes.

Josefa al parecer se sintió ofendida, pidió a su marido mudarse más cerca de la iglesia y abrir allí mismo, en una de las salas de la casa construida en el siglo XVII, un almacén de postres tradicionales como cocadas, brevas con arequipe (dulce de leche), arroz de leche y marquesas, entre otros.

El lugar abrió sus puertas el 16 de julio de 1816 el mismo día de las fiestas de la Virgen del Carmen, seis años después de iniciarse la Independencia del país, justo frente a la entrada lateral o «Puerta Falsa» de la parroquia, que era el punto de encuentro para quienes salían de misa.

Lo que comenzó como un desafío se convirtió en pocos años en un lugar de referencia de la sociedad bogotana en el que se mezclaban de forma inusual indígenas, criollos y españoles a degustar las delicias hechas por la mujer.

Desde entonces, han sido generaciones de una familia que ha sabido respetar la memoria de sus ancestros y ha mantenido el mismo ímpetu de su fundadora para seguir vigente a través de los años sin dejar de lado el reconocimiento y agradecimiento a sus clientes.

La Puerta Falsa en Zipaquirá

Después de 205 años y por primera vez, La Puerta Falsa tiene un lugar fuera de la Capital de Colombia y ese lugar es la Capital Salinera, Zipaquirá, donde se disfrutan los mejores platos y dulces de la gastronomía Santafereña, en pleno Centro Histórico y rodeado de una arquitectura colonial única en Sabana Centro.

En el lugar donde se encuentra ubicado reina la armonía que se conjuga con el excelente servicio, además de las delicias de sus productos.

Está ubicado en el Parque de Los Comuneros (Parque Principal), diagonal a la Catedral Diocesana, sobre la carrera 8 N0. 4-16.

Aquí se sirve uno de los mejores tamales de Bogotá, el tradicional chocolate santafereño preparado en agua, una deliciosa changua con almojábana y un ajiaco con la receta original y exclusiva.

No podrá irse de La Puerta Falsa sin probar los dulces del lugar. Encuentra cocadas, bocadillos, brevas con arequipe, arroz con leche, dulce de moras con queso, panelitas, flautas de bocadillo y empanadas de arequipe y muchas delicias más.

En el lugar donde se encuentra ubicado reina la armonía que se conjuga con el excelente servicio, además de las delicias de sus productos.

Extrategia Medios
Equipo de redacción de Extrategia Medios

De Interés

Más de Gastronomía

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.