Andersson Gilberth Rodríguez Murcia, actual Jefe de Protocolo en el Concejo Municipal de Zipaquirá, quien, además; se ha desempeñado en otros cargos públicos y de suma importancia para la cultura de su municipio natal, ahora, con inmensa alegría y devoción relata cómo fabricó la corona de espinas que engalana las manos de la imagen de culto que representa a ‘Nuestra Señora de los Dolores’ el municipio de Zipaquirá.

 

Con la apertura de las procesiones tradicionales en honor a la Semana Mayor, el zipaquireño hace una agraciada ofrenda de amor; elaborando esta ‘Corona de espinas’, inicialmente su diseño asemejaba el Santo Rosario, pues contaba con sesenta espinas en tributo a cada uno de los misterios que componen a este oracional, sin embargo, los años han pasado factura y necesitó una reparación por parte de su elaborador, así las cosas, Rodríguez Murcia, este año le dio un significado especial al simbólico articulo religioso, sumándole 24 espinas, según los veinticuatro meses que han pasado en torno a la pandemia generada por el virus Covid-19, dos años de incertidumbre, pérdidas y confusión., donde la fe ha hecho un papel importante en la humanidad.

 

“Que privilegio será verte de nuevo Madre, caminando con nuestros queridos Nazarenos por las calles de mi amada Zipaquirá”.

Andersson Rodríguez.

 

 

 

 

La advocación correspondiente a la Virgen de los Dolores, hace referencia al sentimiento del dolor materno de María ante el sufrimiento de su hijo Jesucristo en los siete tristes episodios relatados en los evangelios previos a su muerte. 

 

«No hay palabras para expresar la emoción de ver a nuestra Señora de los Dolores y a Jesús Nazareno en este hermoso reencuentro con la fe.

 

- Publicidad -

De Interés

Más de: Comunidad

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *