Según la Enciclopedia Temática Planeta, «La sociedad Muisca se basó en un grupo de familias emparentados por vínculos de sangre. Los jefes de confederación, los de tribu y los sacerdotes, eran una clase superior, que tomaba parte de los excedentes de la producción agrícola y minera de sus gobernados que trabajan en común las tierras de su jefe de clan, o del Sacerdotes o jeque. Varios clanes formaban una tribu y sus miembros trabajan las cementeras del cacique o uzaque – jefe de tribu -, que cobraba los tributos y entregaba parte de ellos al Zipa o al Zaque, jefes de estas confederaciones conformadas por varias tribus. Una clase gobernante principal, era secundada por otra que regía grupos menores, llamados capitanías o parcialidades».

Los indígenas Muiscas de Zipaquirá que explotaban la sal, denominaban la economía llevando los «panes de la sal» (que eran la moneda o medio de cambio respaldado por el trabajo indígena, en su trueque comercial) para cambiarlos por frutas, telas de algodón, esmeraldas, oro, cerámicas, mantas, animales.

Usaban el azadón y abrían una especie de canales de riego y terrazas en las laderas del Cerro del Zipa por detrás, a la izquierda de Pueblo Viejo – 183 metros de Pacaquem, donde hoy en día está ubicado el centro de Zipaquirá en dirección al municipio Pacho. Allí vivían en bohíos o chozas cubiertas de paja.

Los Muiscas, dirigidos por el Cacique Zipa Bacatá, dueño de la montaña salina y de la mayor parte de la Sabana que había conquistado en luchas cruentas, fueron excelentes agricultores; cultivaban el maíz común (haba), maíz colorado (sasumi, sasami), maíz blanco (fuequiepquijiza); papa grande (peaatiomi); papa morada por dentro (Boxiomi); papa arenosa (quijasaiomi); quinua; cubios; chiguas.

En cuanto a carnes, consumían de curí, conejo, aves y a veces pescado. Estos objetos los enviaban como intérpretes y mensajeras, en sus sacrificios religiosos, a sus dioses que ya aprendían a hablar su idioma. La carne de venado era solamente para las familias aristócratas.

Sacred Cemetery of the Muisca – Museo Arqueológico de Sogamoso. Autoría: Momentcaptured1, en Flickr.

Los «panes de la sal» eran la moneda o medio de cambio respaldado por el trabajo indígena, en su trueque comercial.

Foto portada: Imagen referencial de manos indígenas. Tomada de Envato.  

De Interés

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.