Esta triste historia remonta en la noche del 19 de abril del año 2000, cuando un vecino de la familia Angulo avisó que hombres con fusiles se llevaron a Carmenza Castañeda y a su esposo Gerardo Angulo en un automóvil con rumbo a la cordillera oriental. Diecisiete días después, el Bloque Oriental de las Farc se contactó con la familia para exigir ochocientos millones de pesos por su liberación.

Con el tiempo la familia Angulo Castañeda se convirtió en el primer caso de víctimas de las Farc que acompañó la Comisión Colombiana de Juristas (CCJ), quienes por 20 años los ha representado ante la Justicia Ordinaria, Justicia para la Paz y ahora ante la Jurisdicción Especial para la Paz (instancia ante la que los Angulo Castañeda esperan que las Farc revelen a todos los actores que participaron en el secuestro y homicidio de sus padres).

Entre ires y venires, para octubre del año 2021 un polígono de 11.033 metros cuadrados, dividido en veintidós partes y ubicado en zona rural del municipio de San Juanito (Meta), fue escenario de la acción humanitaria para recuperar el cuerpo de Carmenza Castañeda. Aún la Unidad de Búsqueda de Personas Desaparecidas (UBPD) sigue avanzando en las acciones para dar con el paradero de Gerardo Angulo.

“Sin la firma del Acuerdo de Paz, sin el fin del escenario bélico que azotó al país por más de cinco décadas, sin que los actores armados de las extintas Farc no estén delinquiendo y estén dispuestos a colaborar con las víctimas, sin el acompañamiento permanente de la Comisión Colombiana de Juristas y el Equipo de Equitas, sin la existencia de la Unidad  de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas y de la JEP, no hubiera sido posible encontrar el cuerpo de nuestra madre, Carmenza Castañeda de Angulo, secuestrada por la guerrilla hace 22 años. No desistiremos hasta hallar también a nuestro padre Gerardo Angulo y conocer la verdad sobre el cautiverio de ‘los abuelos’. Como víctimas del conflicto demandamos garantías de verdad, justicia, reparación y sobre todo de no repetición. No más víctimas de desaparición”, con estas sólidas palabras la familia Angulo Castañeda se pronunció frente a la entrega del cuerpo de su madre y abuela Carmenza Castañeda, quien ahora descansa en paz en el lugar elegido por sus cinco hijos y veinte nietos, 22 años después de que fuera secuestrada.

Acto simbólico entre la familia Angulo Castañeda y Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas.
Autoría: UBPD Colombia.

En el Santuario de María Rosa Mística, ubicado en Tenjo (Cundinamarca) la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas hizo la entrega digna de del cuerpo de Carmenza Castañeda de Angulo, la ceremonia dejó por sentado que ahora este lugar es un símbolo de paz en Colombia.

Abrazo simbólico entre la familia Angulo Castañeda y Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas. Autoría: UBPD Colombia.

“La Unidad de Búsqueda se compromete a seguir buscando a las personas desaparecidas, entre ellas al señor Gerardo Angulo, para ayudar a las familias a cesar ese sufrimiento. No podemos olvidar que con la información que disponemos hasta ahora estamos hablando de más de 11.200 personas secuestradas en razón del conflicto, de esta cifra todavía se desconoce la suerte y el paradero de 7.441”, manifestó Luz Marina Monzón Cifuentes, directora de la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas Colombia.

Acto simbólico de la familia Angulo Castañeda. Autoría: UBPD Colombia.

‘Como víctimas del conflicto demandamos garantías de verdad, justicia, reparación y sobre todo de no repetición’.

-Familia Angulo Castañeda.

Foto portada: Ceremonia exequial de Carmenza Castañeda de Angulo. Autoría: Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas Colombia.

De Interés

Más de: Justicia

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.