En una operación de ocho meses, agentes encubiertos de la Unidad Básica de Investigación Criminal de la Policía de Infancia y Adolescencia, en colaboración con la Fiscalía General de la Nación, han descubierto una tenebrosa realidad en la localidad de Los Mártires en Bogotá.

Una imponente casa de seis pisos, convertida en la guarida de la banda delictiva denominada ‘Los amarillos’, se reveló como un centro de operaciones para la instrumentalización de menores de edad en el tráfico de estupefacientes. Este grupo criminal sembraba el caos en entornos escolares, parques y zonas comerciales, arriesgando la seguridad de niños, niñas y adolescentes.

Lea también: Capturada banda que traficaba fentanilo en colegios de Bogotá y Chía

El oscuro modus operandi de ‘Los amarillos’ consistía en amenazar y agredir violentamente a aquellos consumidores o compradores que no llevaban consigo la totalidad del dinero necesario para adquirir las sustancias estupefacientes.

En el impactante operativo que desplegaron las autoridades, se llevaron a cabo tres intensas diligencias de registro y allanamiento. El resultado fue la desarticulación de la peligrosa red delictiva ‘Los amarillos’, con la captura de nueve individuos (seis por orden judicial y tres en flagrancia). Además, se logró el rescate de dos menores de edad, quienes ahora están bajo la protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), para asegurar la plena restauración de sus derechos.

En el mismo contexto operativo, las autoridades lograron la captura de dos siniestros cabecillas: alias Taison, responsable de orquestar el suministro de dosis de estupefacientes, y alias La mona, encargada de coordinar la comercialización de las sustancias, llegando incluso a utilizar a sus propios hijos menores de edad para pasar desapercibida.

Estos criminales fueron presentados ante las autoridades para responder por una serie de delitos escalofriantes, incluyendo el uso de menores para la comisión de actos ilícitos, tráfico, fabricación y porte de estupefacientes, así como por el delito de concierto para delinquir. La sociedad se estremece ante la magnitud de esta oscura trama criminal que operaba en el corazón de Los Mártires.

Foto tomada por policías encubiertos.

La cruel manipulación de menores y la violencia desatada por esta organización delictiva han dejado estupefacta a la comunidad.

Foto portada: Edificio donde funcionaba la Casa del terror. Foto policía Nacional.

More in:Bogotá

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *