A pesar de los esfuerzos que hacen los profesionales para mejorar nuestra salud, los mismos medicamentos y exámenes no logran hacernos sentir mejor, o al menos lograr una mejoría que perdure y acabe con el problema de raíz, pero entonces, si ya lo hemos intentado muchas veces ¿por qué no mejora nuestra salud?

A esta preocupación se suma la principal causa de mortalidad en Colombia, que, según las últimas cifras del DANE, son las enfermedades isquémicas del corazón. Se refiere a las condiciones que implican el estrechamiento o bloqueo de los vasos sanguíneos de manera parcial o completa, por lo que no le llega el flujo sanguíneo.

Para responder a esta preocupación, invitamos al doctor Raul Fonseca Romero, médico cirujano y especialista en terapias alternativas, quien nos profundiza sobre causas que normalmente no son tenidas en cuenta

El doctor menciona que es común la queja de pacientes que en visitas médicas le informan que fueron a consulta con médicos generales o especialistas de la EPS, o incluso asistieron a consulta con médicos particulares y que siempre recetan los mismos medicamentos, pero estos no logran la mejoría del paciente.

En otros casos, cuando el médico no está seguro de lo que la persona tiene, le ordena más exámenes y el paciente sigue sin presentar mejora.

El doctor Fonseca Romero también dice que en otros casos es peor cuando se confirma el hallazgo de una nueva enfermedad o en los resultados de laboratorio aparecen desfavorables; es mayor la preocupación del paciente porque sale con los mismos síntomas por los cuales consultó y además con la mala noticia de un nuevo diagnóstico, por el cual debe tomar otros medicamentos por mucho tiempo, y a veces de por vida; o que se tienen que someter a alguna cirugía o que tiene que hacerse más exámenes porque no están seguros, en fin, nuevas situaciones que generan mayor incertidumbre y preocupación.

Es esos momentos aumenta la carga emocional del paciente, quien además de tener que lidiar con su enfermedad y sus síntomas, tiene que afrontar la resignación, frustración, rabia, tristeza o incertidumbre después de las consultas.

¿Y si se intenta cambiar el enfoque con otras alternativas?

Sin demeritar el trabajo de los médicos de las EPS o médicos particulares, ya que su convicción es siempre ayudar, es de suma importancia permitirle al paciente poder tener esa tranquilidad, que se sienta mejor, que pueda empezar a disfrutar del bienestar que debe sentir después de haber ido donde su médico (ojalá su médico de confianza).

El apoyo profesional de los médicos no solo se limita a dar diagnósticos y formular, el principal apoyo es emocional, dedicarle tiempo al paciente para escucharlo es fundamental, ya que el primer objetivo es que el paciente salga con una serenidad y entendimiento que todo va a estar mejor y que hay maneras en la que todo puede mejorar.

Parece mentira, pero media hora no es suficiente para poder hacer un correcto panorama de la situación física y emocional del paciente, y si además se le realiza algún tipo de terapia para ayudar a mejorar la parte emocional, puede tomar una hora o más en cada consulta.

Un paciente estresado es un paciente inflamado, por eso el trabajo de reducir el estrés es el que al final va a generar el mejor resultado, aminorando la inflamación que con el tiempo permite que se dé la curación de las enfermedades, producidas por pequeñas inflamaciones crónicas, hay muchos modos de reducir esa inflamación, una de ellas es la Terapia Profesional Antiestrés, al bajar el estrés, baja también la inflamación en el cuerpo, la otra es limpiando el cuerpo, porque cuando el cuerpo está contaminado con alguna toxina no se pueden llevar a cabo los procesos adecuadamente y se vuelve como nadar en contra de la corriente, y la tercera manera es estimular los órganos claves que necesita para ir mejorando todos sus procesos corporales.

Es increíble, pero cuando se trabaja solo mejorando la parte física, es decir el cuerpo, empieza a haber mejores pensamientos, mejores resultados respecto a su patología y síntomas, y empiezan a aparecer ideas de que todo puede estar mejor.

Si además de eso se mejora la parte emocional del paciente y puede estar más tranquilo, los síntomas que presentaba y que eran generados o disparados por asuntos emocionales van a desaparecer o se van a reducir notoriamente.

“Si todos los médicos nos ponemos de acuerdo y trabajamos ambos aspectos de los pacientes (físico y emocional), se podrá, de manera inequívoca, brindar más salud física, mental y emocional a todos, y a gran escala se podrá beneficiar al mundo entero. ¿se imaginan lo bueno que fuera el mundo con estas mejoras?”, concluyó el Dr. Fonseca Romero.

“Un paciente estresado es un paciente inflamado, por eso el trabajo de reducir el estrés es el que al final va a generar el mejor resultado”.

Foto Portada: Imagen de referencia, autoría de Los Muertos Crew en Pexels.

De Interés

Más de: Bogotá

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.