- Publicidad -
- Publicidad -
GenteZipaquirá

Cacerolo y Cifuentes retocaron parte de un mural en honor al niño pedalista Julián Gómez

La sensibilidad al arte y a los últimos acontecimientos acaecidos con el fallecimiento del niño pedalista Julián Esteban Gómez Torres, hicieron que los maestros Luis Carlos Cifuentes (Cifuentes) y Emerson Cáceres (Cacerolo) volvieran a Zipaquirá para retocar el mural que en agosto de 2019 habían pintado en honor a Egan Bernal campeón en ese año del Tour de Francia y en el cual también estaba dibujado el niño que traspasó fronteras al ser grabado y fotografiado por diferentes medios de comunicación llorando de emoción al ver en pantalla gigante triunfar a su ídolo y que infortunadamente falleció en un accidente el 18 de julio anterior.

Lea también Julián Esteban Gómez, el niño que soñaba ser como Egan Bernal se fue para el cielo

En esta oportunidad los artistas se concentraron en la imagen del niño, le retocaron su rostro, le colocándole alas, cambiándole su camiseta a la de líder, y la bicicleta que tenía por una profesional, como en vida lo había pedido a Cacerolo y a Cifuentes.

- Publicidad -

A pesar de la pertinaz lluvia que durante todo el día cayó sobre la ‘Capital Salinera de Colombia’, se lograron los trabajos de retoque en el muro que está ubicado sobre la calle 1 entre carreras 6 y 7, en la vía que conduce al Parque y Catedral de Sal. “Aquí estamos por Juliancito que nos ha movido el corazón y nos ha dolido mucho su partida tan temprana, por eso y atendiendo el llamado de muchas personas que nos pidieron que le colocáramos las alas de ángel, con todo el cariño lo hicimos, lo mismo cambiándole la camisa por la de campeón y su bicicleta por una profesional como él en vida nos lo había pedido”, manifestó de manera sensible Cacerolo.

Por su parte Cifuentes evidenció su nostalgia por la muerte del niño que sentía de manera especial su afición por el ciclismo y quien tenía muchos anhelos y sueños por realizar: “Con esta obra queremos entregar un mensaje para no tener que lamentar más muertes en la vía, y es sobre la conciencia de la fragilidad de la vida; los que salimos a compartir una vía, conductores, ciclistas, motociclistas, debemos respetar los espacios de cada uno, respetar la vida y que no sean truncados los sueños como pasó con Juliancito”, dijo el artista.

Con recursos de los propios bolsillos de los artistas y de su voluntad, la obra quedó retocada en parte, se espera que en lo más pronto posible se haga la restauración total, ya que este sitio se ha convertido en un ícono al ciclismo, a los sueños y a Zipaquirá, donde propios y visitantes de diferentes edades se toman fotografías y graban videos que por las redes sociales cos compartes y le dan la vuelta al mundo.

A pesar de la pertinaz lluvia cayó en Zipaquirá, se lograron los trabajos y la obra quedó maravillosamente expuesta al público.

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %