Por: Samia Abisambra Vesga.

El Proyecto de Ley busca incentivar la graduación como bachilleres y el acceso a la educación terciaria por parte de quienes presten su servicio militar durante 18 meses, no solo con el fin de retribuir sus servicios a la patria, ampliando su formación académica, sino además brindándoles habilidades para la vida, y que les permitan contar con mayores elementos para el manejo de su propia salud mental, así como mayores oportunidades para su desarrollo laboral y profesional al culminar el servicio militar.

El senador ponente Juan Diego Gómez Jiménez (Partido Conservador), comentó que “este es un proyecto que busca esencialmente modificar disposiciones de la Ley 1861 de 2017, que incentiva la graduación como bachilleres y el acceso a la educación terciaria de quienes prestan el servicio militar obligatorio durante 18 meses”.

Gómez recalcó que lo anterior es una recomendación realizada desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) debido a la necesidad de que estas personas tengan formación en otras áreas, lo cual les pueda permitir trabajar en asuntos diferentes al dejar su vida militar.

El presidente del Senado dio a conocer que quienes presten el servicio militar obligatorio, puedan obtener el título de bachiller al concluir el servicio. Además, “se busca aumentar el periodo de formación para el empleo por parte del Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) durante su servicio militar y establecer un porcentaje mínimo de becas totales o parciales en universidades e instituciones universitarias de educación superior públicas”.

De igual manera destacó que a través de esta iniciativa “se busca que se les enseñe a los soldados habilidades para la vida, como recomienda la OMS, para una vida más sana en sociedad; así como la obtención de habilidades comunicativas interpersonales y que tengan capacidad de toma de decisiones y resolución de problemas; que tengan un pensamiento crítico y creativo; además de autoconciencia y empatía, asertividad, ecuanimidad, autocontrol y resiliencia”.

Por su parte, la senadora Ana Paola Agudelo (Partido Mira) propuso, entre otros temas, que en las capacitaciones impartidas por el SENA en la temática para la paz y la convivencia también se agregue que sea para el trabajo y el emprendimiento; cambiar módulos o cursos por formación complementaria y agregó que estos cursos se den de manera articulada con el Ministerio de Defensa.

En su intervención, el senador Antonio Sanguino (Alianza Verde) expresó que “tenemos la obligación, la responsabilidad como Congreso y como sociedad de convocar a los jóvenes, a las nuevas generaciones, a actividades distintas a la militar o castrense. Tenemos la obligación de convocarlos a contribuir al desarrollo del país y de las comunidades, sobre todo a aquellas que han sido afectadas por la violencia.

El senador Sanguino comentó que “este proyecto sigue insistiendo en un enfoque y en una modalidad de servicio militar obligatorio que no compartimos, en todo caso nos parece positivo que se puedan ofrecer estímulos para aquellos jóvenes que presten el servicio militar para que puedan seguir con su formación académica, técnica y profesional” e insistió en que el servicio militar no debería ser obligatorio.

“Se busca que se les enseñe a los soldados habilidades para la vida, para una vida más sana en sociedad”.

Foto portada: Foto de referencia de Pexels, autoría de Vantha Thang.

De Interés

Más de: Educación

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.