El Banco de Cipaquirá (con C, dado a que las reglas ortográficas actuales se establecieron en el siglo XX) circuló billetes de 5, 10 y 50 pesos en la década de 1880, la banca para ese momento no estaba descentralizada.

Debido a que muchas de las familias más aristócratas de Bogotá D.C, vivieron en el municipio de Zipaquirá (Cundinamarca), el Varón Von Humbolt, llamado como el “Sabio Conocedor de todo conocido”, visitó a Zipaquirá en 1801 y cambió el rumbo histórico de la ‘Capital Salinera de Colombia’, tanto así, que años después se decidió establecer ‘El Banco de Cipaquirá’ que trabajo a partir del año 1881, según consta en escritura pública Número 1120 otorgada ante el Notario del Circuito de Cipaquirá, por el señor Francisco Chávez, con fecha 24 de diciembre de 1881.

Fue un banco comercial con facultades de emitir billetes al portador y a la vista.

Billete de Cinco Pesos: *Tiene una perforación de anulación.
Fondo blanco, letras negras, dibujos en rojo. Al reverso. Color azul, firma del cajero del banco. Se conoce una variante con un sello a la izquierda que dice “Banco de Cipaquirá mayo 1886”.

Billete de Diez pesos: *Tiene una perforación de anulación.                                      El Banco de Cipaquirá pagará al portador a la vista en moneda corriente diez pesos. Cipaquirá 1 de febrero de 1882. Serie B, cinco dígitos. Firmas: Gerente y Secretario. Viñeta a la izquierda: alegoría a la libertad. Tiene una perforación de anulación. Colores: fondo blanco, letras en negro y dibujos en verde. Reverso. Color rojo oscuro, firma del cajero del banco.

Billete de Cincuenta pesos: *Tiene una perforación de anulación.                            Cara Principal: El Banco de Cipaquirá pagará al portador a la vista en moneda corriente cincuenta pesos. Serie C, cinco dígitos. Viñeta al lado izquierdo: Colores: fondo blanco, letras en negro y dibujos en verde. Reverso. Color naranja, firma del cajero.

 

Circuló billetes de 5, 10 y 50 pesos en la década de 1880.

Foto portada: Imágenes tomadas de Boletín Digital Numismático del 24 de septiembre de 2007, por José Arcelio Gómez.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.