ChiquinquiráComunidadCultura

Virgen de Chiquinquirá, patrona de Colombia

Para el siglo XVI los europeos conquistaron el centro de Colombia, así mismo, los frailes dominicos realizaban excursiones de evangelización, principalmente, a un caballero procedente de Antón de Santana (España) se le encomendó construir una casa dotada con diferentes subordinaciones; para la administración de los colonos, indígenas y esclavos, conjuntamente, debía construir una capilla para oficios religiosos en la zona que comprendía al territorio de la ‘Provincia de Tunja en el Nuevo Reino de Granada’ en el año de 1560. A continuación, llega de España un colaborador para este tipo de labores, fray Andrés Jadraque, quien ve la necesidad de acoplar a la capilla un lienzo de la Virgen del Rosario, advocación decretada por la Orden Dominicana; así concurrió al pintor español Alonso de Narváez, quien vivía en la ciudad de Tunja (Boyacá), a solicitarle tal pintura y encomendarle que esta llevará a su lado a los santos de su devoción: San Antonio de Padua y San Andrés.

Transcurrieron un par de años y en 1562 la pintura estaba dispuesta para engalanar la capilla, estaba hecha de algodón producido por los indígenas y media 125 centímetros de ancho y 111 de alto; allí permaneció hasta el año de 1574. Sin embargo, la pintura se deterioró ‘gracias’ a la humedad del techo de la capilla (construido en paja), de hecho, por la condición de la imagen fue llevada dentro de la misma región al municipio de Chiquinquirá; para abandonarla en una habitación que era utilizada como oratorio.

María Ramos en el año de 1586, se interesó por el lienzo y decidió repararlo; otorgándole un lugar en la capilla de Chiquinquirá, pero también, le oraba a la Virgen del Rosario y le suplicaba con devoción que se manifestará, hasta que así el 26 de diciembre de 1586 (435 años atrás) cuando María Ramos salía de orar, vio a una mujer indígena junto a su pequeño hijo, quienes le gritaron: «mire, mire Señora…» (haciendo referencia a la pintura) ésta brillaba con resplandores y la imagen, que estaba irreconocible, se había rehecho con sus colores y brillo originales; los rasguños de la tela desaparecieron.

“Desde entonces empezó la devoción a la advocación conocida como «Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá».

Ante tal milagro, el santuario fue confiado a la orden de los Dominicos, quienes construyeron un convento junto a la capilla y guardaron la imagen, incluso, tras un fuerte terremoto en el siglo XVIII, los frailes resuelven edificar una nueva basílica en otro lugar de la localidad y trasladar allí la imagen de la Virgen. Esto generó protestas por parte de los habitantes de Chiquinquirá. Pese a todo, la nueva iglesia se edificó y la imagen fue traslada en 1823.

Tributo como Patrona de Colombia:

 Después de toda la historia en torno a la imagen de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, sus grandes peregrinaciones, canciones, oraciones, plegarias, milagros y demás; el gobierno de Colombia decidió en el año de 1919, consagrar el país a la Virgen de Chiquinquirá como su Reina y Patrona.

Así desde el 9 de julio de 1919, en aquel entonces el presidente del país Marco Fidel Suárez, coronó a la Virgen de Chiquinquirá como Reina de Colombia en una ceremonia realizada en la Plaza de Bolívar, ubicada en Bogotá (la capital) en presencia del Nuncio Apostólico y varios obispos.

Eventos simbólicos en torno a la consagración como Reina de Colombia:

En ciertas fechas la pintura de Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, ha sido trasladada 120 kilómetros, a la ciudad de Bogotá, con el propósito de pedir con religiosidad por el fin de guerras, catástrofes o epidemias. El último traslado del lienzo se dio el 6 de septiembre del año 2017, cuando el Papa Francisco, visitó la Catedral Primada de Colombia, en Bogotá.

Oración a ‘Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá’:

Patrona y reina de Colombia que ayudas a todo el que acude ante ti con devoción, hoy te pido que llenes mi corazón y el de todas las personas que me rodean, de amor, comprensión, tolerancia y paz.

Tú, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, tienes el poder, cuando uno te invoca, de llenar todo vacío existente y de hacer que todo brille en donde hay oscuridad, por eso hoy acudo a ti, para pedirte por todo aquello que acongoja y angustia mi corazón (en este punto, debes exponerle qué es lo que necesitas o cuáles son tus preocupaciones para que ella entienda tu oración y pueda socorrerte).

No permitas que el enemigo tome mi tranquilidad y haga de las suyas con mi ser, el de mis amigos, conocidos o familiares. Te ordeno que tú y solo tú, Reina y Señora, hagas de esta angustia un motivo para renacer y creer.

Dame la paz que necesito e intercede por mi ante Dios, Nuestro Padre Santo, para que por su parte también pueda hacer en mí, su voluntad.

- Publicidad -

Hoy, Madre Santa, te entrego mi corazón y te autorizo a que trabajes en él y en todas sus inquietudes, porque me encuentro totalmente seguro/a de que no habrá mayor paz, que la que tú me puedas brindar por medio de tu auxilio.

Para este 9 de julio en que conmemoramos tu día, Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá, quiero agradecerte por ser mi resguardo cada vez que me encontraba en una angustia y acudía a ti (aquí debes agregar todo aquello por lo que quieres agradecerle), porque bien sabes hacer tu papel de madre que calma al hijo cuando no encuentra la salida y se encierra en sus propios problemas.

Por último, quiero pedirte por las necesidades que cada corazón de las personas que me rodean alberga, porque alejes de mi la gente que no me conviene y, sobre todo, para que me protejas a mí y a todos mis familiares del poder maligno del enemigo resguardándonos a todos en ti y pidiendo por nosotros ante Dios.

- Publicidad -

Por Nuestra Señora del Rosario de Chiquinquirá.

Amén.

- Publicidad -

La corona y la aureola de Nuestra Señora de Chiquinquirá forman una sola pieza en la que están incrustadas 140 esmeraldas y 78 brillantes de diferentes tamaños. La corona del Niño Jesús es más pequeña y solo tiene dieciséis esmeraldas y 29 brillantes. El cetro de oro de la Virgen, con dieciocho diamantes y veintidós esmeraldas, pesa 250 gramos.

De Interés

Más de: Chiquinquirá

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *