CoguaMedio ambiente

Vertical ponencia presentó el diputado Fabián Rojas frente al Título Minero EIJ-151 en Cogua

Hacia el mediodía de hoy, viernes 17 de diciembre, dentro de la audiencia pública sobre el proyecto del título minero EIJ-151 que busca una licencia ambiental en inmediaciones del río Neusa, en Cogua, el diputado Fabián Mauricio Rojas García, presentó una ponencia donde argumentó su posición en contra de este proyecto, que considera totalmente lesivo para el medio ambiente y para la vida, ponencia que fue fuertemente ovacionada por la gran mayoría de los asistentes.

Lamentó la no presencia del director general de la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), Luis Fernando Sanabria Martínez: “Le estamos pidiendo a la CAR en este lugar (Parque Ambiental), donde paradójicamente esta Corporación cuida, que nos ayude a preservarlo. Quiero iniciar con una frase que leí en uno de los medios de comunicación, y me parece importante que hoy la conozcan todos: ‘Si no actuamos de inmediato, las consecuencias del cambio climático serán nefastas’; y esa frase es del director general de la CAR, Fernando Sanabria, quien hoy está ausente en este lugar, y aquí es donde debería estar”, declaró molesto el diputado, argumentando: “Que no esté aquí (Sanabria Martínez) es una molestia muy grande para todos y de manera particular para mí, como diputado de la Asamblea de Cundinamarca, cuando este municipio por su importancia ecológica merece tenerlo hoy en este lugar, y así entienda las realidades de este territorio.

Según la ponencia del diputado Rojas García, en el marco del trámite administrativo de carácter permisivo para el licenciamiento del proyecto de explotación de materiales de construcción, grava y arcilla, para el área comprendida bajo el Título minero EIJ – 151, en jurisdicción del municipio de Cogua (Cundinamarca), que se adelanta dentro del Expediente 75225, se llevó a cabo una revisión detallada al documento de Estudio de Impacto Ambiental radicado por Colombiana de Agregados S.A.S. y Sociedad Triar S.A.S, y a la información adicional presentada posteriormente sobre el mismo.

En el mismo sentido, con fundamento en lo indicado en el Título X de la Ley 99 de 1993, de manera particular en sus artículos 69 y 70, que aluden al derecho a intervenir en los procedimientos administrativos ambientales y al trámite de esas peticiones; en el marco del proceso que cursa en la Corporación, el diputado Fabián Rojas fue reconocido como tercero interviniente, participando de manera activa en las reuniones informativas, y manifestando su posición personal en contra del eventual licenciamiento, pero también trasladando la perspectiva de la comunidad que durante meses, le participó de ella, buscando un reconocimiento a través de la dignidad que ostenta como Diputado de la Asamblea de Cundinamarca, incluso antes de la radicación del proceso ante la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), por parte de los peticionarios.

“Precisamente respecto a las reuniones informativas, debe decirse que las presentaciones por parte de los peticionarios mostraron ser deficientes, no puntuales, en forma y fondo, sin estudios detallados, solo afirmaciones dubitativas sobre aspectos que deberían estar disponibles, durante las reuniones informativas. Lejos de resolver inquietudes, estas reuniones se convirtieron en insumos para exponer los puntos débiles identificados por la ciudadanía, y con base en ellos, dar la oportunidad a los solicitantes de la licencia, de controvertir o evadir los argumentos presentados, favoreciéndoles claramente en el proceso. Esta afirmación, se articula con la opinión de expertos académicos en este tipo de escenarios, que deberían constituirse en espacios de participación”, objeta del Diputado.

Para Fabián Rojas, la ausencia de argumentos técnicos suficientes, generan un escenario al que podría aplicarse el ‘principio de precaución’, consagrado en la Ley 99 de 1993, y que exige la adopción de medidas de protección antes de que se produzca realmente el deterioro de los ecosistemas, operando ante la amenaza a la salud o al medio ambiente y la falta de certeza científica sobre sus causas y efectos. “El estudio presentado está completamente alejado de ser lo que se ha definido normativamente: un instrumento básico para la toma de decisiones”, enfatiza.

Continúa la ponencia precisando que, “se debe resaltar que la descripción, caracterización y análisis del medio biótico, abiótico, socioeconómico en el cual se pretende desarrollar el proyecto, obra o actividad, de acuerdo con lo solicitado por la norma, es deficitario”.

Debe también anotarse, argumenta Rojas García, que “no es el deber de la comunidad proveer los estudios que se contrapongan a los intereses del particular, sino que es deber del particular contar con los detalles técnicos que puedan atender las inquietudes emergentes, con la contundencia de las ciencias y la ingeniería. Estos datos, no han sido presentados por las Compañías”.

Continúa con su ponencia diciendo: “Se determinó concatenar las diferentes situaciones particulares conocidas y expuestas por parte de la ciudadanía, documentos académicos y antecedentes, encontrando la evidente generación de un conflicto socioambiental, del que ha sido víctima el municipio de Cogua, que para una mejor comprensión, debe ser sujeto de un análisis holístico, como se deben abordar precisamente los sistemas complejos, como las estructuras ecológicas, considerando la institucionalidad, el tiempo, y el territorio, entendido como lo físico – geográfico y la interacción con las comunidades”.

Río Neusa en su paso por el parque que lleva el mismo nombre.

Para el análisis del conflicto, desde la óptica de Fabián Rojas y basado, según él, en serias investigaciones, se han identificado como principales, las siguientes consideraciones:

  1. La ampliación de la actividad minera acentúa el proceso de degradación progresiva que se ha venido presentando desde hace años en la subcuenca hidrográfica del río Neusa (Reducción del oxígeno disuelto, entre otros parámetros de calidad de agua) y a su vez, el más que conocido problema de contaminación sobre el rio Bogotá (subcuenca río Bogotá Sector Sisga – Tibitoc), con el cual confluye. Ambas subcuencas hacen parte de la cuenca alta:
  2. El eventual incremento de la carga contaminante sobre el agua que ingresa a Tibitoc, consecuente de las interacciones ecosistémicas por la actividad minera acentuada, abre la puerta a que en el mediano plazo el problema deje de ser ambiental, y adquiera características de tipo sanitario, pues esta afectación a la calidad de agua cruda del Sistema de agregado norte, que abastece a la planta de Potabilización, puede generar impactos negativos sobre la operación en el mediano plazo:
  • Aumentaría la complejidad en el tratamiento.
  • Elevaría los costos del tratamiento. Pudiendo derivar en un aumento del factor de costos medios de operación que hace parte del esquema tarifario para aproximadamente 3 millones de personas del noroccidente de Bogotá y los habitantes de 5 municipios de Cundinamarca: Gachancipá, Tocancipá, Cajicá, Chía, Sopó.

Anota que: las alteraciones a la calidad de agua superficial podrían estar acompañadas de impactos negativos sobre el agua subterránea, por cambios en la permeabilidad.

- Publicidad -

Tomado de: https://www.acueducto.com.co/wps/portal/EAB2/Home/acueducto-y-alcantarillado/la-infraestructuraAcueducto/plan-maestro-de-abastecimiento/descripcion-del-sistema-de-abastecimiento

  1. El polígono definido para la actividad se encuentra en la categoría de protección y conservación, zona de uso y manejo de Protección y restauración, Subzona de uso y manejo de Amenazas Naturales dentro de la Zonificación Ambiental del POMCA (norma de superior jerarquía y determinante ambiental).

Solo hasta que existan estudios detallados orientados a determinar la categorización del riesgo y establecer las medidas de mitigación correspondientes, no debe desarrollarse este tipo de actividad económica.

La calificación dentro de una caracterización de conflicto de uso del suelo podría llegar a ser de sobreuso extremo en las veredas Neusa y Patasica. pérdida del hábitat de vegetación y fauna asociada en ecosistemas perimetrales de alto valor ecológico, paisajísticas, aumento de la percepción de degradación de la vocación turística natural en el municipio y alteración de los ciclos biogeoquímicos, sobretodo el ciclo del agua y puntualmente, el agua subterránea del valle aluvial del Neusa.

- Publicidad -

Campesinos muy preocupados por la posibilidad del título minero.

Consideraciones generales.

Concluyendo su ponencia, el Diputado Rojas García, dejó sobre la mesa y ante la opinión pública, algunas consideraciones generales que hicieron reflexionar a los asistentes, entre ellas:

- Publicidad -
  1. Cuando la sociedad actual ha experimentado el límite de los recursos naturales y al no poder mantener su mala utilización, sin arriesgar o sufrir graves consecuencias, surge la necesidad de estudiarlos en detalle, cuantitativa y cualitativamente. Por esto, el conocimiento profundo y preciso del territorio será un instrumento fundamental para planificar su utilización óptima, en el cual la información geológica es básica y esencial (Hernández, L. 1994). En cuanto a esta afirmación, no es posible que los aportes de la ciudadanía, como mayores conocedores del territorio, sean despreciados y no vinculados dentro de los estudios presentados, como ha sido notorio en las reuniones informativas.
  2. Afectación y percepción de degradación de la vocación turística natural en el municipio.
  3. Continuidad en el incremento de la percepción de falta de autoridad ambiental en beneficio de los intereses privados sobre los comunes, y abandono a la comunidad.
  4. Pérdida de credibilidad en la institucionalidad y en la autoridad ambiental.

También explica que, es evidente que no existen datos técnicos que refuten la indudable y acentuada presión ecológica sobre el territorio (entiéndase territorio no solo lo físico sino lo sociocultural y la interacción entre estos aspectos). Las consideraciones para la definición del área de influencia no adoptaron esta perspectiva.

Continuó diciendo que: “Existe una presión ecológica sobre la jurisdicción municipal, principalmente orientada a las aguas subterráneas, del valle aluvial del río Neusa; sin embargo, las repercusiones son de carácter regional en ecosistemas reconocidos como de especial protección, por las características altitudinales y la presencia de nacimientos de agua y las zonas de recarga de acuíferos”.

Finalizó enfatizando a las autoridades ambientales que, “como diputado e hijo de esta región, que en lo posible dentro de todos los estudios técnicos que van a hacer, en el proceso de este título en particular, no le vayan a dar licencia a esta empresa que no tienen conocimiento de este territorio, y ojalá, podamos seguir así, unidos como hoy, para seguir defendiéndolo, con el concurso de los jóvenes y de las nuevas generaciones, este maravilloso territorio”.

- Publicidad -

Diputado Fabián Rojas con parte de la comunidad que se opone al título minero.

“No le vayan a dar licencia a esta empresa que no tienen conocimiento de este territorio, y ojalá, podamos seguir así, unidos como hoy para seguir defendiéndolo”: Fabián Rojas.

Foto portada: Diputado Fabián Rojas en la presentación de su ponencia contra el título minero.

De Interés

Más de Cogua

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *