ColombiaCultura

La historia detrás de los rostros en los billetes

El Banco de la República de Colombia desde 2016 puso en circulación una familia de billetes con la finalidad de responder a necesidades de economía y fortalecer la seguridad, pero también con la intención de rendir homenajes a la diversidad, los territorios y los nombres representativos del país.

Esta familia de billetes modificada hace 6 años da continuidad al concepto de biodiversidad de la familia de monedas que comenzó a circular en el año 2012, se estacan elementos culturales y paisajes que han sido símbolos de riqueza, variedad y creatividad de nuestro país; también rinde un significativo homenaje a personajes representativos de la cultura, ciencia y política de Colombia.

Para comenzar este recorrido por la simbología de los billetes partiremos con el billete de 2.000 pesos:

Empezó a circularse el 29 de noviembre de 2016, en su diseño predomina el color azul y la figura que lo representa es la artista paisa Débora Arango, reconocida por sus pinturas de acuarela, abordó la crítica social y política y fue la primera pintora colombiana en pintar desnudos femeninos. En Envigado, su municipio natal, existe una escuela de artes que llega su nombre ‘Escuela Superior Tecnológica de Artes Débora Arango’, allí se ofrecen carreras en Artes, Música y Teatro.

Fuera de la presencia de este personaje se encuentra la biodiversidad representada en hojas y el fruto del árbol lechoso y un pájaro cardenal en representación de la obre ‘Las monjas y el cardenal’. En el reverso del billete de encuentra resaltado Caño Cristales, el ‘río de los cinco colores’ y varias aves.

En el respaldo también es expuesta la siguiente frase:

“Repito: no espero que todos estén de acuerdo conmigo, pero yo tengo la convicción de que el arte, como manifestación de cultura, nada tiene que ver con los códigos de moral, el arte no es amoral, sencillamente su órbita no interpreta ningún postulado ético” Débora Arango Pérez.

Continuamos con el billete de 5.000 pesos:

Este billete comenzó su circulación el 9 de noviembre de 2016, donde el color café es el que predomina y el personaje de lo representa es el poeta bogotano José Asunción Silva, suele ser recordado como el gran iniciador del modernismo hispanoamericano, quien siempre en su vida estuvo rodeado de la historia, la poesía y la escritura; en el diseño del billete aparece junto a una planta de puya y un abejorro y en el respaldo se evidencian páramos colombianos, el cóndor de los Andes y ‘Melancolía’ un poema de su autoría; aquí un fragmento:

“He mirado reflejos de ese cielo
en la brillante lumbre
con que ahuyenta las sombras, la mirada
de sus ojos azules”

- Publicidad -

Para continuar con el recorrido por los rostros y emblemas de nuestro dinero encontramos el billete de 10.000 pesos:

Por su lado, este billete empezó a circularse el 7 de diciembre de 2016, fue el último en salir, y su personaje principal es la antropóloga oriunda de El Socorro – Santander, Virginia Gutiérrez. Aunque nació en 1921 y fue criada por una familia conservadora, fue una de las mujeres adelantadas a su época, estudió ciencias sociales y etnología y consiguió una beca que le dio un Máster en Antropología Social y Médica, también hizo un doctorado en Ciencias Sociales y Económicas. Virginia es recordada como dar luz a la familia colombiana a sus orígenes y generar pautas para comprender su comportamiento.

- Publicidad -

En el diseño del billete aparece acompañada de la rana arborícola y la flor de la Victoria regia; en la parte de atrás se evidencia la región amazónica, algunas especies de animales y una frase de su autoría que dice:

Madres solteras de todos los sitios colombianos… Mujeres que viven el periódico abandono de su hombre o que lloran su muerte… Madres que conciben, gestan y paren en tugurios… Madres todas que ganan el pan, que lo multiplican en la boca de sus hijos hambreados… para vosotras, mi trabajo y mi fe sin límites”

El billete de 20.000 fue el segundo billete en empezar a circular en el país:

- Publicidad -

El homenaje en este billete es rendido al primer presidente de Colombia que no pertenecía al sistema del Frente Nacional, Alfonso López Michelsen, su mandato osciló entre 1974 y 1978; se graduó de derecho en la Universidad del Rosario, fue concejal de Engativá y desarrolló labores de docente de derecho constitucional en las Universidades: Libre, Nacional y Rosario. Creó el Movimiento Revolucionario Liberal (MRL). A parte de político, López Michelsen fue conocido como articulista de prensa y autor de varios ensayos y novelas.

En el diseño también se representa al sombrero vueltiao, los canales de La Moana y el fruto del anón. En la parte de atrás del billete se referencia también una frase del Gran Maestro, Benjamín Puche Villadiego alusivo al Sombrero Vueltiao:

- Publicidad -

“Viene naciendo en la caña
la fibra de mi sombrero,
que trenza allá en la cabaña
la raza de mis abuelos.

Y con la tierra alcalina,
con la bija y con la jagua,
se va tiñendo la caña
de negrura cristalina.

Trenzan los dedos con ritmo
un manantial de luceros,
de infinito logaritmo
como es infinito el cielo.”

- Publicidad -

El siguiente billete, el de 50.000 pesos, fue el tercero en circular y la persona a la que se le rinde homenaje es una de las más queridas y recordadas de los colombianos.

En este, el homenaje se le realiza al Premio Nobel de Literatura, Gabriel García Márquez el escritor y periodista oriundo de Aracataca – Magdalena, reconocido por sus grandes obras inspiradas en el realismo mágico, desde su primera obra en 1995 no paró de escribir y en medio de dificultades económicas y sociales se convirtió en uno de los literatos latinoamericanos más importantes de la historia; en 1928 se llevó el Premio Nobel de Literatura.

- Publicidad -

Junto a él, se resaltan las terrazas Ciudad Perdida y las imágenes de dos indígenas y viviendas de la cultura Tayrona, también se ve la Sierra Nevada de Santa Marta; el morado es el color que predomina y se resalta un colibrí picando una flor.

La frase que representa a ese billete es un fragmento del discurso “La soledad de América Latina” que dice:

“Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra”

Y el ultimo lugar es para el billete que abrió la circulación de esta familia en 2016, el 31 de marzo llegó el billete de 100.000 pesos.

Este billete le rinde un homenaje al expresidente, oriundo de Bogotá, Carlos Lleras Restrepo, estudió derecho en al Universidad Nacional de Colombia y laboró como docente en esta universidad y en las de los Andes, Rosario, Libre y Javeriana. En 1932 fue secretario de Gobierno de Bogotá y allí inició su carrera política y en 1966 inició su gobierno como presidente de la República. Como cabeza de gobierno impulsó la reforma agraria e impulsó la inversión productiva, entre otros aportes al desarrollo del país. El personaje aparece junto con el pájaro barranquero y la flor del sietecueros.

En el reverso resalta el Valle de Cocora en Quindío, la palma de cera y nuestro árbol nacional, el color verde es predominante. También está expuesta un poema de Luis Vidales alusivo a la palma de cera:

“A la palma del Quindío
Le conté mi sueño un día,
Era la palma, era,
Era la palma de cera,
La palmera,
La palma del sueño mío.
Cohete que sube al cielo y estalla en el estrellío
Y cuando pasan los vientos
La palma se vuelve al río…
Oíd el río del aire,
El río…, la palma del niño mío.
Aquí la palpo guardada
Aquí en el pecho,
Al lado izquierdo del alma
En donde llevo el Quindío”.

Es así como el Banco de la República buscó aportar a la economía y aportar hacia el reconocimiento y homenaje a personajes, paisajes, animales, poemas y demás conceptos que describen la historia colombiana, respaldando leyes de homenaje a la memoria de quienes fueron propulsores de diferentes decisiones y de la identidad nacional.

Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra: Gabriel García Márquez.

Foto portada: referencia de Envato Elements.

De Interés

Más de: Colombia

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *