A raíz de la pandemia, numerosos aspectos de la vida social se han visto hondamente afectados. Uno de estos ámbitos es la educación, la cual ha tenido que vincularse profundamente con las nuevas tecnologías para no sucumbir durante la crisis sanitaria.

En este sentido, no todos los estudiantes están en las posibilidades económicas de adquirir sofisticados equipos (laptops, tablets, webcams, etc.) que contribuyan a su aprendizaje. Ante las evidentes brechas tecnológicas, la Alcaldía del municipio de Zipaquirá, Cundinamarca, ha invertido la importante suma de 6.500 millones de pesos para una serie de obras en beneficio de la educación regional.

El dinero que se ha invertido se ha empleado en la mejora de infraestructura, de conectividad digital y demás condiciones educativas para los niños y los adolescentes de la región.

- Publicidad -

Estas implementaciones se han concretado en base a estudios sobre la problemática educacional del municipio. El alcalde Wilson García Fajardo expuso al respecto: “Luego de realizar un exhaustivo diagnóstico, se encontraron grandes falencias en la cobertura de internet y en el acceso a computadoras en las zonas rurales y más vulnerables del municipio”. Según la autoridad, el análisis de esta situación llevó a la fundamental decisión de “fortalecer el sector educativo y entregar los elementos para continuar adecuadamente con los procesos formativos”.

En efecto, las graves limitaciones en la educación durante la pandemia pueden causar severos perjuicios en la formación de los menores. Pero si bien la digitalización es el sistema predominante en la actualidad, el Manual de Terapias Lúdicas de la UNICEF recomienda no descuidar los divertimentos de aprendizaje como los juegos de mesa y los juguetes Montessori. Los primeros impulsan la agudeza mental de los menores, mientras que los juguetes Montessori estimulan la motricidad de las manos y la memoria de los niños.

Por su parte, la Alcaldía adquirió centenares de tablets para proceder con una efectiva donación de estos bienes a quienes más los necesitan. Las autoridades donaron 277 dispositivos a los niños y niñas con discapacidad y 80 equipos para los colegiales que son hijos de Población Víctimas del Conflicto Armado.

Asimismo, se compraron casi tres mil computadoras portátiles que fueron distribuidas entre los menores con escasos recursos

No obstante, ninguno de estos equipos tendría utilidad para los menores si no se goza de accesibilidad a internet. En países como España, Finlandia y México, el acceso a internet recibe toda la protección de las más altas esferas del derecho debido a la indispensabilidad de su uso. En Colombia, este recurso está cada vez más enraizado en el ordenamiento jurídico nacional, por lo que merece la mayor atención por parte de las autoridades.

En obediencia a estos parámetros, la Alcaldía del municipio de Zipaquirá ha concretado el mantenimiento a la infraestructura de cinco colegios para que estos tengan acceso funcional e ininterrumpido a WiFi.

- Publicidad -

Casi tres mil computadoras portátiles fueron distribuidas entre los menores con escasos recursos.

Más de Educación

De Interés

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *