Un proyecto de investigación de la Universidad Nacional de Colombia (Unal) ha demostrado el potencial de ciertos hongos presentes en los robles del departamento de Cundinamarca para transformar residuos agrícolas en biocombustibles. La especialista en Ingeniería Química, Ángela María García, llevó a cabo el estudio enfocado en las células Debaryomyces nepalensis y Scheffersomyces virginianus, capaces de transformar el azúcar D-xilosa en etanol y xilitol, respectivamente.

Lea también: Colombia y el mundo frutal innovarán con agraz en polvo

Estos hongos, obtenidos de los robledales andinos, muestran una capacidad excepcional para transformar residuos y representan un avance hacia la biotecnología sostenible. En su investigación, la doctora García caracterizó 50 especies diferentes de levaduras autóctonas, descubriendo que 15 de ellas podrían ser nuevas para la ciencia, con una nueva especie del género Ogataea ya descrita formalmente.

¿Cómo los hongos de robles transforman residuos de caña en biocombustibles y endulzantes naturales?

El hongo Scheffersomyces virginianus demostró una eficiencia superior al 66 % en la producción de etanol a partir de D-xilosa presente en el hidrolizado del bagazo de caña de azúcar, un sustrato conocido por sus compuestos inhibidores que dificultan la acción de los microorganismos. Por otro lado, Debaryomyces nepalensis mostró una notable tolerancia a condiciones ácidas y alcanzó una eficiencia del 78 % en la generación de xilitol, un edulcorante natural ideal para diabéticos.

Podría interesarle: Piloto de microrredes de energía empezará a funcionar en Susa, Nemocón y Tocancipá

El proceso de cultivo de estos hongos en el Laboratorio de Bioprocesos de la Universidad Nacional implicó la recolección cuidadosa de muestras de los robledales, que luego fueron cultivadas en medios específicos para promover el crecimiento de levaduras transformadoras de D-xilosa. Las muestras se incubaron a temperaturas controladas entre 25 y 30 °C, condiciones óptimas para su desarrollo.

Esta investigación recalca la riqueza biotecnológica de los robles colombianos y abre nuevas vías para la producción de biocombustibles y edulcorantes naturales, contribuyendo a una industria más limpia y sostenible.

Foto portada: Roble. Autoría: Al Darby en Pexels.

Más de Bogotá

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *