El zipaquireño Carlos Arturo Roldán Cáceres, ha sido empleado de Crem helado desde el año 2012 y desde ese entonces, con su carro de helados se ha ubicado en el Parque Principal del municipio.

El señor Carlos es reconocido en la ‘Capital Salinera’ por su gran empatía y carisma que brinda a sus clientes y allegados. Él, por su discapacidad visual, optó por trabajar con esta compañía de helados, que ofrece un empleo que le permite vivir del día a día.

Desde el año que el señor Carlos labora para Crem Helado, sin falta en la época navideña decora su carrito de helados con guirnaldas, esferas y adornos navideños; según Roldán Cáceres, “esto atrae a los clientes y a los niños les gusta, se acercan a mirar y a comprar helado”.

“El espíritu navideño es agradable para mí, por eso yo decoro el carro. La navidad me llama la atención, ver tanta decoración siempre me ha motivado. La decoración para mí es un alma, ese espíritu que llevo en mi corazón”, puntualizó el señor Carlos, explicando la razón por la cual decora el carrito de helados para estas festividades.

El zipaquireño, además de dedicar tiempo a su trabajo como sustento principal de su familia, le gusta las redes sociales, reconoce la visibilización que ha tenido a través de ellas en el municipio y usa estas plataformas para tener acercamiento con los ciudadanos.

Pese a su discapacidad visual, el Señor Roldán es un ciudadano trabajador y optimista, recibe con la mejor actitud a sus clientes y, el Parque Principal de Zipaquirá no solo es su sitio de trabajo, es su otro hogar donde puede compartir con personas maravillosas que se acercan a él para pedirle fotos de su llamativo vehículo de trabajo.

El señor Carlos Arturo Roldán se ubica con su carro de helados en el Parque Principal de Zipaquirá.

Más de: Gente

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.