Cultura

Domingo de Resurrección: El regreso a la vida de Jesús el hijo de Dios

Después del suplicio vivido por Cristo tras su crucifixión en el calvario, tal como lo había prometido a sus discípulos, Jesús regresó de la muerte cumpliendo los mandatos del Santísimo Padre, comprobando así que él era el único salvador de la humanidad.

Para ese día, las mujeres seguidoras de Jesús en la madrugada del día siguiente a la muerte del Mesías, se acercaron a la cueva para ungir el cuerpo con perfumes y aceites. De acuerdo con los libros de San Mateo, San Marcos y San Juan: Un hombre con vestiduras blancas que se asemejaba a un ángel, les anuncio que Jesucristo había resucitado.

Según los teólogos, el Domingo de Resurrección, no tiene una fecha establecida en el calendario de días festivos, pues tradicionalmente se realiza después de la primera luna llena tras el equinoccio de primavera en el hemisferio norte, usualmente ocurre entre los meses de marzo y abril de cada año.

En Colombia, para este día ocurre el encendido del Cirio Pascual que representa la luz de Cristo resucitado y debe permanecer encendido hasta el día de la Ascensión, cuando Jesús asciende al cielo.

Texto Bíblico referente al ‘Domingo Santo’:

Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos.

Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo. Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?» Ellos se detuvieron preocupados. Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?» Él les preguntó: «¿Qué?» Ellos le contestaron: «Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; como lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron.

Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace ya dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado: pues fueron muy de mañana al sepulcro, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron.» Entonces Jesús les dijo:

«Qué poco entienden ustedes y qué lentos son sus corazones para creer todo lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?» Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura. Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída.» Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció.

Ellos comentaron: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?» Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo:

«Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.» Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

-Lucas 24, 13-35

- Publicidad -

“¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?

Foto de portada: Imagen de referencia, Resurrección de Jesús.
Tomada por: Leo Caldas y publicada a través de Pexels. 

De Interés

Más de: Cultura

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.