Al escalar la semana 27 de la que ha sido una ardua campaña de vacunación con el refuerzo contra sarampión y rubéola, el departamento ha logrado proteger a 255.063 niños y niñas entre 1 y 11 años de edad.

Sin embargo, y pese a que 58 municipios ya están con un saldo en verde, y 23 de ellos incluso lograron el cumplimiento de su meta en un 100%, todavía falta una empinada pendiente por subir.

“Tenemos 68 municipios que todavía deben hacer un esfuerzo para encontrar a esos niños que no hemos protegido y que hoy son vulnerables ante dos enfermedades que, aunque logramos erradicar del país, pueden llegar muy fácil porque sabemos de brotes en países vecinos. No estamos hablando de una gripa. Estamos hablando de dos enfermedades que pueden ser mortales”, advirtió Melba Herrera Villalobos, profesional especializada encargada del programa regular de vacunación, en la Secretaría de Salud del departamento.

Los casos más preocupantes se presentan en los municipios de Anapoima, La Calera, Quetame y Tocancipá, donde pese a los esfuerzos de las instituciones de salud y de sus administraciones municipales, arrojan coberturas no útiles que pueden poner en riesgo la salud de los niños de estos municipios.

“En Cundinamarca nos faltan 132.845 niños y niñas por vacunar. La cobertura del departamento es del 66% y aunque todos sabemos que la pandemia ha sido un serio inconveniente para cumplir las metas, estamos decididos a lograrlas. Esa es la instrucción de nuestro Gobernador, Nicolás García Bustos, y así se hará”, recalcó la profesional.

Para lograrlo, la Gobernación promueve jornadas especiales de vacunación y campañas de convocatoria logrando la vacunación de 60.000 niños en los últimos dos meses.

“No estamos hablando de una gripa. Estamos hablando de dos enfermedades que pueden ser mortales”.

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más de Bogotá

De Interés