Cultura

Centro Cultural Árabe Hanan Al-Mutawa un hogar para el corazón


ZIPAQUIRÁ.


En el mes de febrero, hace seis años, nació el Centro Cultural Árabe, CCA, Hanan Al-Mutawa, una Institución dedicada a la promoción y divulgación de la cultura y las tradiciones de Medio Oriente en Colombia. Día a día el CCA ha trabajado para difundir el estudio, la enseñanza y la práctica del arte de la danza, fomentando así la historia, el idioma y las costumbres de Medio Oriente.

- Publicidad -

 

Esta es una fecha importante para las personas que han apoyado y acompañado este viaje de seis años y en el cuál quieren continuar.

A través de las palabras de la fundadora del CCA, Hanan Al-Mutawa, vamos a rememorar la trayectoria del Centro Cultural Árabe, su historia y el legado que anhela multiplicar año a año.

- Publicidad -

Hanan estaba en quinto semestre de comunicación social y periodismo de la Universidad de La Sabana, cuando en una difícil situación económica se dio cuenta que necesitaba una actividad que sirviera de ayuda para sus estudios. Antes de comenzar este proyecto que ahora es su vida, enseñaba expresión artística en un grupo de oración… de ahí nació la idea de crear una escuela de danzas orientales.

El cuatro de febrero de 2010, Hanan dictó por primera vez su clase de danzas orientales en un segundo piso de la panadería de su padre de origen árabe, ubicada en el municipio de Zipaquirá. Los días miércoles y sábado ella compartía sus conocimientos con las nuevas alumnas, pero fue en junio de ese mismo año cuando ofreció un curso vacacional para niñas, uno de los sucesos más importantes de esta historia porque fue ahí donde la institución comenzó a crecer.

 

- Publicidad -

“El cuatro de febrero de 2010, Hanan dictó por primera vez su clase de danzas orientales en un segundo piso de la panadería de su padre de origen árabe, ubicada en el municipio de Zipaquirá. Los días miércoles y sábado ella compartía sus conocimientos con las nuevas alumnas”.

 

En diciembre de 2010 se realizó la primera muestra de estudiantes, la cual llevó por nombre: ‘Bajo la Estrella de Oriente’: sesenta alumnas danzaron en el Teatro Bicentenario de Zipaquirá, un hecho que Hanan describe como una antelación de lo que iba hacer este proceso.

Durante el tercer año de vida del CCA se decide hacer su muestra fuera de Zipaquirá, el Teatro del Colegio María Auxiliadora de Chía abrió sus puertas para mostrar al público: ‘Vientos del Desierto’, uno de los mejores espectáculos de la academia, el cual dio cuenta de que éste proyecto no era solo una escuela de baile, era un hogar para la cultura y específicamente para preservarla, y cuidarla.

- Publicidad -

Después de su tercera muestra viajó al Medio Oriente para concebir el primer acercamiento a sus raíces o como dice ella: a su identidad. Para esa oportunidad, el proyecto dio un vuelco porque al viajar Hanan no se sintió solo como una bailarina amante del arte al descubrir que había algo más en esa enseñanza que daba en su academia en Colombia: hacerle entender a las personas que tenían que reconocer al Medio Oriente antes del simple hecho de querer bailar. Por eso cambió el nombre de “Escuela de Danzas Orientales” a Centro Cultural Árabe, el cual continuó promoviendo la práctica de la expresión corporal, adicionando nuevas herramientas de perspectiva cultural como conferencias, cine y radio. Con esos nuevos implementos logró hacer una sinergia entre comunicación, literatura y artes visuales para entregar a sus alumnas una enseñanza más completa.

 

“Uno de los propósitos de la fundadora de este Centro Cultural es que las nuevas generaciones que ingresan a la Institución a la edad de cinco años, puedan ganar en algún futuro una beca en el área de la danza a nivel nacional o internacional”.

 

- Publicidad -

El CCA es más que una Institución para las alumnas que ingresaron tiempo atrás, porque ha sido un lugar y un espacio de crecimiento personal y artístico. La danza en el Centro Cultural Árabe Hanan Al-Mutawa no es solo una actividad extracurricular ya que ha logrado posicionarse dentro de esa escala de prioridades que solo suele ocupar la familia, los estudios o incluso el trabajo; una de las más simples explicaciones a este suceso, es que Hanan se ha dedicado a cumplir los sueños de las mujeres que siempre han querido bailar, convirtiéndolas en instrumentos de cultura, amor y arte. “lograr presentarnos en un escenario como el “Julio Mario Santo Domingo” a finales del 2015, demostró que la magnitud de nuestros sueños son grandes, porque nuestras capacidades de cumplirlos también lo son”, comenta Hanan.

Uno de los propósitos de la fundadora de este Centro Cultural es que las nuevas generaciones que ingresan a la Institución a la edad de cinco años, puedan ganar en algún futuro una beca en el área de la danza a nivel nacional o internacional.

 

- Publicidad -

 

“Hay una nostalgia en este sexto aniversario por ese ayer, por esos buenos momentos que han cultivado. Hay tristeza por esas personas que tuvieron que partir de este sueño, pero sobre todo hay sorpresas que esperan durante el recorrido que continuamos, porque un cumpleaños más significa una nueva oportunidad para seguir reinventando y reestructurando cada día el CCA y nuestro amor por el arte y la cultura”: Hanan Al-Mutawa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más deCultura

De interés