El Águila de Paramo se distribuye naturalmente en América del Sur, desde Venezuela hasta Argentina y parte desde Brasil. En Colombia; va desde la Cordillera Central hasta el sur de Cundinamarca, es por ello que esta especie avícola se encontraba en la Vereda Concubita de Sutatausa (Cundinamarca), zona donde fue presuntamente atacada por personas que rodeaban el lugar con un arma de perdigones, disparándole en la cabeza hasta dejarla sin conocimiento.

Pese a la tragedia, gracias al oportuno llamado de una ciudadana residente en esta zona rural, la Secretaria de Desarrollo Económico y Social de Sutatausa en compañía de la Policía Ambiental de Cundinamarca y la Corporación Autónoma Ambiental de Cundinamarca (CAR) acudieron al rescate del ave, de hecho, el funcionario de la CAR que atendió el caso, manifestó que: “Por imprudencia las personas normalmente se asustan por el aspecto del ave, por lo cual posiblemente fue lesionada por miedo, lastimando su ojo y ocasionando una fractura en su órbita. Agradecemos el aviso oportuno para poder hacer el rescate de esta especie y poder proteger nuestra fauna y nuestra flora”.

Actualmente el ave se encuentra en tratamiento veterinario con la Unidad de Rehabilitación y Rescate de Fauna Silvestre ubicado en la ciudad de Bogotá D.C, y posteriormente ser liberada en un hábitat natural.

La importancia ecológica del Águila de Páramo:

Controla las poblaciones de lagartijas, roedores, gracias a sus alas extremadamente anchas. Además, hacen nidos corpulentos en ramas altas o en peñas de rocas, poniendo alrededor de 2 a 3 huevos que son incubados por la hembra y el macho durante 30 días.

Por imprudencia las personas normalmente se asustan por el aspecto del ave.

Foto portada: Águila de Páramo rescatada – Imágenes del Periódico La Villa.

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *