En un país tan hermoso pero desigual como el nuestro, la juventud del siglo XXI nos lleva a un contexto bastante particular, se dice que históricamente son la generación con la cifra de desempleo más alta del siglo y las condiciones precarias en materia de educación son el pan de cada día.

Además, se enfrentan a la pandemia ocasionada por el virus Covid-19, situación que no solo se ha deteriorado el panorama en materia de salud, sino, a la economía también.

Este fenómeno que afecta directamente al país, como si se tratara de una bomba expansiva, ha llevado a un estallido social donde los protagonistas son los jóvenes “Ninis”, quienes toman las calles exigiendo un futuro que se les ha negado.

Pese que los Gobiernos han diseñado y desarrollado estrategias; con programas de acceso a educación gratuita y de calidad, planes de emprendimiento exclusivamente para jóvenes, desarrollo de servicio social en sus territorios., tratando de vincular la mayor cantidad de jóvenes posibles, pero no es suficiente.

La Cámara de Comercio de Bogotá en estudios realizados para sus foros de “Empresarios y Empleo Juvenil” indica qué; los jóvenes buscan trabajo formal o informal durante 12 y 15 meses., a veces, al encontrarlo es en almacenes de variedades donde les pagan entre $25.000 y $30.000 diarios, sin afiliación a seguridad social.

El número de Ninis pasa de 2’500.000 a 2’700.000 anualmente, lo que significa un aumento del 21%, según las estadísticas del primer informe 2021 de Inclusión Laboral Colombia.

Se piensa que es necesario que el Estado intervenga y cree empleo, porque en países latinoamericanos como el nuestro el mercado no tiene recursos para generar capital fuera del empleo informal.

Foto Portada: Archivo de Extrategia Medios.

Los jóvenes buscan trabajo formal o informal durante 12 y 15 meses.

De Interés

Más de: Comunidad

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.