don pedro
Medio ambiente

Pedro Ignacio Jiménez, un agropecuario con visión ambiental

“Hace más de 30 años que trabajo como agricultor y ganadero, gracias a los conocimientos y valores que me trasmitieron mis padres.


CHOCONTA, CUNDINAMARCA.

- Publicidad -

Juan David Escorcia García.

Hace 50 años nació Pedro Ignacio Jiménez, un hombre orgulloso de ser campesino, quien tuvo la fortuna de crecer junto a sus padres y en compañía de cuatro  hermanos.

- Publicidad -

Su infancia fue privilegiada, ya que nació en el municipio de Sesquilé, ubicado a tan solo 45 Km., al noreste de Bogotá. Sesquilé es un lugar que cuenta con hermosos paisajes que decoran sus casas coloniales, también cuenta con una gran riqueza ambiental, como lo es el Embalse del Tominé y el cerro de las 3 viejas, lugares donde solía hacer caminatas ecológicas con su familia y sus amigos.

Como buen campesino cundinamarqués, todos los días sale temprano de su casa portando muy orgulloso su sombrero, su ruana y sus botas impermeables para iniciar su jornada laboral. Gracias al ejemplo que recibió de sus padres sobre el valor que tiene trabajar el campo, Pedro Ignacio, quiere que sus hijos continúen con esta tradición, y aunque es una labor a veces no muy valorada, es un trabajo digno y económicamente rentable que le ha permitido sacar a su familia adelante.

Para él, la clave del éxito de su proyecto de vida, ha sido el apoyo de su familia: “Nosotros somos un equipo que se complementa, mi esposa Alba, es mi mano derecha, quien siempre me da los mejores consejos cuando voy a emprender un nuevo proyecto en la finca y también se encarga de los quehaceres la casa, mi hijo mayor Mauri, es el encargado de manejar el tractor, mientras Luis, Rodrigo, Paola y Sebastián se encargan de apoyarme en la parte de cosecha y pos cosecha de la papa”.

- Publicidad -

Este orgulloso campesino nos cuenta como ha sido su labor: “Hace más de 30 años que trabajo como agricultor y ganadero, gracias a los conocimientos y valores que me trasmitieron mis padres y desde hace 6 años, que recibo capacitaciones y la asesoría por parte de la Secretaría de Desarrollo Económico, Agropecuario y Ambiental Municipal y de profesionales de la CAR Cundinamarca con el Programa de Conservación de Agua y Suelo – PROCAS, y gracias a ellas, ahora implemento esas técnicas para el mejoramiento de mis cultivos, las cuales son fáciles de implementar y a bajo costo y como valor agregado ayudan a la protección y conservación de los recursos naturales, el medio ambiente y la salud humana, ya que no utilizamos químicos tóxicos que son dañinos para la tierra en los proceso de producción.”

Este hombre trabajador y bondadoso, se ha ganado el cariño y respeto de sus paisanos, ya que aparte de generar empleo, también enseña a su equipo de trabajo sobre la labranza mínima, el proceso de abonos verdes y la rotación de cultivos con papa y  nabo, lo que lo llevaron a ser un ganadero y agricultor líder con visión ambiental; y hoy, muy orgulloso puede decir, que después de tantos años de sacrificio, trabaja y administra su propia finca eco-sostenible.

“Se ha ganado el cariño y respeto de sus paisanos, ya que aparte de generar empleo, también enseña a su equipo de trabajo sobre la labranza mínima, el proceso de abonos verdes y la rotación de cultivos”. 

De Interés

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *