Los nueve osos llegaron a la Fundación Bioandina, en Guasca, Cundinamarca, luego de ser rescatados del maltrato o el tráfico ilegal, esto, con el objetivo de ser rehabilitados y liberados; sin embargo, nunca sucedió su liberación.

El 21 de febrero se conmemoró la existencia de esta especie, calificada como vulnerable a la extinción. Este mamífero habita en los bosques y páramos de las tres cordilleras de Colombia, y su presencia es clave para el bienestar de los ecosistemas por las semillas que dejan a su paso.

Foto: Parques Nacionales Naturales.

- Publicidad -

Dicho esto, es un gran esparcidor de semillas, por esto cumple un trabajo fundamental para la supervivencia de los bosques andinos, de la misma manera, para la conservación de los recursos hídricos.

Se considera una especie en peligro de extinción debido a la pérdida de su hábitat natural, resultado de las actividades productivas y la deforestación. Otra de las amenazas a las que se enfrentan los osos de anteojos es la caza para usos tradicionales o como respuesta a la afectación de cultivos y consumo de ganado, puesto que ellos en ocasiones se alimentan de proteína animal.

Tras el cierre de la Fundación Bioandina por irregularidades y maltrato animal, estos nueve osos quedaron a la deriva en busca de un nuevo hogar o con el fin de ser devueltos a su hábitat natural.

- Publicidad -

Foto: Parques Nacionales Naturales.

El gobierno y las Corporaciones deben encontrarles un nuevo espacio. Según expertos, esta especie debe ser liberada de donde fue rescatada, en estos casos deben ser regresados a Putumayo, Boyacá y al Cauca, para esto, se debe asumir con una logística y un dinero con el cual no se cuenta.

En Colombia nadie sabe cómo liberar un oso de anteojos, según Daniel Rodríguez, Director Fundación para la Investigación y Conservación del Oso Andino (WII), explicó en una entrevista para Los informantes del Canal Caracol, que en el país es difícil lograr la liberación de esta especie por la falta de dinero e interés de las respectivas autoridades. De esta manera, menciona que para el traslado de cada oso se requiere un helicóptero, “la situación de orden público en el país ha sido tan grave que normalmente el ejército no nos va a prestar un helicóptero para llevar un oso a su hábitat”, puntualizó Rodríguez.

- Publicidad -

Finalmente, Corpoguavio junto a cada corporación que esté a cargo de los osos, tendrán que determinar el destino final de los mamíferos según la norma; siendo así, deberán tomar la decisión si realizar la liberación, llevarlos a un zoológico o sacrificarlos.

Foto: Parques Nacionales Naturales.

Cumplen un trabajo fundamental para la supervivencia de los bosques andinos, de la misma manera, para la conservación de los recursos hídricos.

Foto Portada: Parques Nacionales Naturales.

- Publicidad -

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más deBogotá

De interés