BogotáMedio ambiente

Ladrilleras en Cundinamarca usan referencia inadecuada para calcular la calidad del aire

A través de un trabajo investigativo por parte del Departamento de Ingeniería Química y Ambiental de la Universidad Nacional de Colombia (UNAL) en los municipios que hacen parte de la jurisdicción Sabana Centro en la Corporación Autónoma Regional (CAR), principalmente: Zipaquirá, Chía, Cajicá, Cogua, Tenjo, Tocancipá y Nemocón, entre otros. En donde se observó material particulado, dióxido de azufré y óxido de nitrógeno, además de otros compuestos químicos.

El estudio identificó significantes diferencias entre la emisión de hornos de ladrillo en el departamento de Cundinamarca y lo que se plantea tanto en los niveles estipulados por la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA) -como modelo para evaluar los niveles de emisiones de partículas contaminantes en la industria ladrillera- como en la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) y en registros de autoridades ambientales en la India (principal productor de este material a nivel mundial). Comprobando que en Cundinamarca no se monitorean bien las emisiones contaminantes de los hornos en la producción de ladrillo, por el uso de hornos tipo colmena, uno de los más artesanales de Colombia, cuya tecnología no se puede comparar con sistemas de otros países, en consecuencia, que para el sector de la construcción nacional es fundamental la producción de ladrillos.

Imagen de referencia. Autoría de Eduardo Schmeda en Flickr.

“El desbalance entre lo que se tiene como punto de referencia y lo que ocurre es abismal: solo en cuanto a material particulado los hornos tipo túnel que evaluamos superan en un 158% las emisiones determinadas por la EPA, y en un 400% en comparación con la India. La mayoría de estos reportes se calificaron como ‘deficientes’, ya que el nivel de rigurosidad no es muy alto: si por ejemplo van a medir los contaminantes en 5 años, lo que hacen las entidades de medición es tener en cuenta diferentes partículas cada año, pero no hacen el estudio completo, entonces solo se analiza el material particulado y el dióxido de azufre por un tiempo, luego el ácido clorhídrico y así sucesivamente. Se trata de una situación alarmante que se da porque en Colombia no se tienen sistemas de control que permitan crear datos propios sobre las emisiones de las ladrilleras; hace falta darle mayor importancia a este tema que incluye compuestos químicos perjudiciales para la salud de los seres humanos”, explicó Julián Echeverri, magíster en Ingeniería Química y Ambiental de la UNAL y líder de la investigación.

El estudio también resalta que una diferencia transcendental radica en los procedimientos donde se remueven las partículas, que en el departamento de Cundinamarca solo existe en la gran mayoría de hornos analizados. Donde lamentablemente un instrumento llamado “ciclón” no permite que el material particulado más grande salga a la atmósfera, sino que lo deja penetrado, mientras que a las partículas diminutas las devuelve a la chimenea. Haciendo que se olviden las partículas nocivas para el medio ambiente y la salud.

Lea también: Se identificaron 370 fuentes contaminantes en Nemocón

La Organización Mundial de la Salud (OMS) calcula que en el continente americano alrededor de 320.000 muertes prematuras se asocian con la contaminación atmosférica, de esta cifra según el Instituto Nacional de Salud (INS), en Colombia 15.681 fallecimientos están relacionados.

“Se trata de una situación alarmante que se da porque en Colombia no se tienen sistemas de control que permitan crear datos propios sobre las emisiones de las ladrilleras”

Julián Echeverri, magíster en Ingeniería Química y Ambiental de la UNAL y líder de la investigación.

Foto portada: Imagen referencial. Autoría de: Gutifoll en Flickr.

De Interés

Más de: Bogotá

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.