Relatos de ProvinciaZipaquirá

La historia del emblemático Teatro Mac-Douall, un tesoro que habita en el corazón de Zipaquirá

A inicios del siglo XX, el municipio de Zipaquirá se caracterizaba por ser un eje fundamental en la economía del país, el intercambio de diversos productos (principalmente la sal) bosquejaba un precioso y privilegiado esquema en la ‘Capital Salinera de Colombia’, tanto así que, los artistas más importantes de la década referente a 1950 soñaban con exponer sus presentaciones culturales en las tablas del emblemático Teatro Roberto Mac-Douall.

El reconocido y nostálgico Teatro Mac-Douall, data en el año de 1913, cuando la comunidad salinera solicitaba con entusiasmo un lugar donde aprender, trabajar y disfrutar de las artes, fuese en la ópera, la poesía y representaciones escenográficas. Por ello, bajo los planos del arquitecto bogotano Carlos José Lascano Berti, se dio inicio la construcción del teatro en el honor al poeta Roberto Mac-Douall, sin embargo, por la falta de presupuesto se decidió vender el proyecto y el terreno al municipio de Zipaquirá, quien en aquel entonces era la única figura con los fondos suficientes para la compra del propósito y su posterior ejecución.

Los años siguientes, entre 1925 y 1930, después de adquirir la parcela ubicada en la carrera novena, en la cual ya existían unas graderías para las personas que se acercaban a observar las novilladas que ahí se presentaban. Así que para 1935, se presentaron las primeras modificaciones con influencia a un movimiento europeo que tuvo auge entre 1920 y 1939 conocidos como el ‘Arte Deco’, el cual influyó notablemente en las técnicas decorativas.

Luego, en la primera mitad del siglo XX, se concentró el equipo interdisciplinar de Cinemascope; junto a una pantalla gigante, hizo que el teatro también se convirtiera en una sala de cine. Tal fue el éxito, que cuatro años más tarde, se ejecutó un sistema que eléctrico que se operaba desde la casilla de proyección en el cuarto de máquinas para el cierre y apertura de un gran telón de color rojo.

Para los años comprendidos entre 1960 y 1975, el Teatro Roberto Mac-Douall ofrecía a la comunidad una variedad de escenarios culturales (incluso, se alquilaba para eventos sociales importantes como graduaciones de instituciones educativas públicas y privadas), de manera que, muchos llegaron a compararlo y considerarlo competencia del simbólico Teatro Colón de Bogotá D.C.

En año de 1979, se realizaron algunas modificaciones en la fachada y se construyó una pérgola en concreto reforzado aligerado por un casetón de guadua, apoyada sobre dos columnas rectangulares, ambas en paralelo al eje principal de la parte delantera.

Durante los siguientes 25 años, en las tablas del teatro transcurría el verso, el cine, la música, los diplomas de alumnos colombianos y los discursos de algunos académicos. Sin embargo, durante el Gobierno Municipal de 2001 – 2003 se dio inicio a un proceso de abandono al edificio del Teatro Roberto Mac-Douall, incluso se dice que, “pasó de ser una joya arquitectónica a un grave problema municipal”; le fue construida una cubierta que favoreció a la apropiación de muchos habitantes de calle. Finalmente, el lugar solo habita en el recuerdo de todos aquellos que pisamos sus alfombras con marcos dorados.

Durante los últimos años se han firmado proyectos presupuestales en torno a su recuperación, de lo cual se espera que en alguna administración se rompa el silencio de este bien de interés cultural.

Se rompa el silencio de este bien de interés cultural.

Foto portada y otras: Estado actual del Teatro Roberto Mac-Douall. Archivo de Extrategia Medios.

Manuela Vargas
Periodista y redactora Extrategia Medios.

Deje su mensaje

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

0 %