En un escueto y simplón comunicado, el hoy electo representante a la Cámara de Cundinamarca del Partido de La U, Diego Caicedo Navas, (hijo del exrepresentante José Caicedo), le da la espalda a su paisana y copartidaria, la concejal de Zipaquirá, Lucila Caicedo Bernal, manifestando que no tiene ninguna clase de relación con la cabildante que está siendo investigada por presunta compra de votos en inmediaciones de un puesto de votación en su ciudad.

Dice en el oficio enviado por Caicedo Navas a diferentes medios de comunicación local y regional que, “… la concejal nunca participó en esta campaña y rechazamos cualquier aseveración o afirmación que indique que dicha servidora estaba haciendo proselitismo en favor del entonces candidato Caicedo”.

Concluye la nota diciendo que, “serán las autoridades y los organismos de control los encargados de esclarecer en el marco del debido proceso las conductas que hoy se reprochan a la cabildante”.

La crítica política zipaquireña no se ha hecho esperar, y le cuestionan al nuevo representante, por qué razón sí expide precipitadamente un comunicado precisando que la concejal investigada no tiene nada que ver con él, y por qué razón no ha expedido un comunicado que aclare si la registradora Alejandra Cepeda, que fue marginada por presuntamente aparecer en grupos de WhatsApp apoyando su campaña; y por qué razón no ha expedido un comunicado que también precise la presunta participación en política de funcionarias del alto Gobierno Departamental (Secretaria de Agricultura y Secretaria de Minas y energía), quienes según denuncias, en tiempos de campaña electoral estarían además, haciendo  proselitismo a su favor con recursos públicos, motivos por los cuales el mismo gobernador Nicolás García Bustos, al conocerse el escándalo envió una carta a la procuradora Margarita Cabello Blanco; al contralor nacional, Felipe Córdoba Larrarte y al fiscal Francisco Barbosa Delgado, solicitándoles investigar las denuncias.

El representante electo no ha concedido entrevistas a ningún medio de comunicación y se espera que las otorgue próximamente y ‘en el término de la distancia’, para que la opinión pública conozca su posición y precise muchas de las inquietudes en su accionar político.

 

Dice en el comunicado Diego Caicedo que no tiene ninguna clase de relación con la cabildante Lucila.

 

De Interés

Más de: Política

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.