“En las seis caras de tal columna, que era lo por su forma especial, se habían esculpido los nombres de las poblaciones que integraban las diferentes provincias del extinguido departamento. Para el sentimiento popular nada decían aquellas listas de pueblos lejanos y olvidados, y la corta vida del departamento de Quesada (cinco años), se extinguió con el retiro del General Rafael Reyes, para volver la República a sus carriles constitucionales”, expresó el maestro Guillermo Quevedo Zornoza en su artículo, “cómo nació la celebración del 3 de agosto en Zipaquirá”, al revelar la transformación del obelisco de Quesada en obelisco de los mártires.

Así las cosas, dejado en el abandono el monumento al departamento de Quesada, cinco años después el municipio de Zipaquirá se avecinaba a conmemorar los primeros 100 años del fusilamiento de los seis mártires zipaquireños, oportunidad que se prestó más que propicia para darle un uso simbólico y convertir el obelisco en un referente de la identidad de la ‘Capital Salinera de Colombia’ ante el país.

Un monumento que mantiene viva la memoria histórica, relacionada con seis patriotas fusilados en Zipaquirá, durante la lucha de la Independencia de la corona española.

“Los muchachos del cuento resolvieron por sí y ante sí, destinar aquel monumento a la memoria de los sacrificados por el Pacificador Morillo. Fue convocado el pueblo y obtenida la venia plebiscitaria, se acordó la celebración del centenario de aquella fecha memorable. Intervinieron con su aquiescencia y después con su participación directa y su concurrencia, las Cámaras Legislativas la Asamblea de Cundinamarca, las Academias de lengua y de historia. Centros literarios, planteles, etc.”, manifestó el maestro Quevedo Zornoza acerca del objetivo a la hora de levantar el monumento y su transformación, sin embargo, no bastaba con la intención de homenajear a los mártires pues las autoridades lugareñas en un principio no solamente condenaron este propósito, sino que no brindaban recursos económicos para su construcción.

Listado de las poblaciones que contribuyeron para la obra del Obelisco

POBLACIÓN CUOTA APORTADA
Zipaquirá $6.394
Guatavita $3.150
Gachetá $3.000
Junín $3.000
Pacho $2.445
La Palma $2.173
Gama $2.000
Ubalá $2.000
Gachalá $2.000
Suesca $1.900
Chocontá $1.725
Tausa $1.640
Sesquilé $1.025
Ubaté $950
Villapinzón $900
La Peña $800
Caparrapí $446
Gachancipá $400
Tibirita $400
Lenguazaque $150
Cogua $105
Total $36.903

*En cambio, los municipios que no contribuyeron en Cajicá, Tocancipá, Tabio, Tenjo, Nemocón, Guasca, Sopó, Machetá, Paime, El Peñón, Últica, Manta, Cucunubá, Carupá, Fúquene, Guachetá, Sutatausa, Simijaca, Susa, Yacopí, San Cayetano.

Claramente lo anterior es una visión sucinta del origen, evolución y transformación del monumento que ha permanecido durante años en Zipaquirá y recoge los aportes del municipio salinero a la historia de Colombia. También, un agradecimiento a la ‘Junta’ encargada de organizar los festejos del centenario del sacrificio de los mártires zipaquireños, conformada por Guillermo Quevedo Zornoza, Emilio Pereira y Alberto Talero (quien presentó su renuncia irrevocable tres días antes del 3 de agosto de 1916), hombres que, por amor a Zipaquirá, resolvieron reivindicar para la historia nacional y para el recuerdo de las personas, la memoria de los seis mártires caídos el 3 de agosto de 1816.

@extrategiamedios

De Monumento de Quesada a Obelisco de los Mártires ZipaquireñosFue levantado en la Plaza de la Floresta es un símbolo de identidad para el municipio de Zipaquirá.#Zipaquirá #Mártires

♬ sonido original – Extrategia Medios

 

Un monumento donde se destinaron los nombres de aquellos jóvenes comuneros que entregaron sus vidas ante la Independencia de Colombia.

Foto portada: Obelisco de los Mártires Zipaquireños. Autoría: Archivo de Extrategia Medios.

De Interés

Deje su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.